__________________________________________________________________________



27 de jul. de 2012

Trastornos neurológicos de inicio en la infancia, niñez y adolescencia:

Mulas, Etchepareborda, Díaz-Lucero y Ruíz-Andrés, en Trastornos del Lenguaje, Mulas ed., 2008

Puede verse en la imagen los principales trastornos neurológicos de origen genético:



































Otros trastornos:
-         Retraso mental: se define como una capacidad intelectual significativamente inferor al promedio que se acompaña de limitaciones importantes de la actividad propia de por lo menos dos de las siguientes áreas de habilidades: comunicación, cuidado de sí mismo, vida doméstica, habilidades sociales/interpersonales, utilización de recursos comunicativos, autocontrol, habilidades académicas funcionales, trabajo, ocio, salud y seguridad. El retraso mental se clasifica en:
a)      Leve: CI entre 55 y 70
b)      Moderado: CI entre 35 y 55
c)      Grave: CI entre 20 y 35
d)      Profundo: CI menor de 20

-         Trastornos del aprendizaje: dislexia. El retraso del lenguaje que se suele presentar niños disléxicos afecta a los procesos fonológicos, semánticos y sintácticos de la lectoescritura. Los errores de articulación, de palabra y de lenguaje se suelen presentar en la expresión oral pero también al leer y escribir.

-         Tratornos de las habilidades motoras: parálisis cerebral. Se trata de una lesión en el sistema nervioso central con repercusión motora de diferentes tipos: parálisis espástica, atetósica, atáxica, hipotónica o mixta. En lo referente al lenguaje las  parálisis se caracterizan principalmente por trastornos motores en la ejecución del lenguaje expresivo, especialmente en la adquisición del lenguaje y en los problemas motores de expresión que afectan al habla y a la voz.

-         Trastornos Generalizados del desarrollo: espectro autista. El autismo está formado por una constelación de síntomas y signos derivados de una disfunción del sistema nervioso central, con grados variables de intensidad que se caracterízan por la siguiente tríada clínica:
a)      Alteración cualitativa de la interacción social.
b)      Alteración cualitativa de la comunicación, que afecta al lenguaje comprensivo y expresivo.
c)      Patrones de comportamiento e intereses y actividades repetitivos, restringidos y estereotipados.

Hay tres grandes subgrupos dentro de este espectro:
-- Autismo de Kanner, con la casi constante ausencia de lenguaje, agnósia auditiva o verbal o trastornos graves del lenguaje con déficits de los elementos semántico-pragmáticos;
-- Síndrome de Asperger, que comienza con un retraso en la adquisición del lenguaje y se caracteriza por la presencia de alteraciones en el desarrollo de sus habilidades pragmáticas o uso social del lenguaje, así como de la prosodia.
-- Autismo atípico, de alto rendimiento, de grado leve, conocido como Trastorno semántico-pragmático, en el que se produce un retraso en la adquisición del lenguaje, en la comprensión de las palabras y su significado y en la comprensión de pensamientos o intenciones del que habla. A veces presentan ecolalias y tienen grandes dificultades pragmáticas. Su pronóstico es mejor ya que adquieren ma´s habilidades del lenguaje y como pueden llegar a interpretar la Teoría de la Mente tienen buena interacción social.

-         Trastornos por déficit de atención, comportamiento perturbador. Los niños con TDAH tienen escasos recursos lingüísticos, ahorran palabras o fragmentos enteros de información y resultan incoherentes, alteran el orden lógico de la oración y producen discursos confusos, cometen varias veces el mismo error, son renuentes a mejorar su estilo, suelen cometer errores fonológicos de reemplazo y sustitución de inversión, muestran un trastorno de la organización secuencial y temporal d elos fonemas, regulan mal la velocidad e intensidad del discurso, etc. En cuanto a sus características sociales destaca que no escuchan al interlocutor, no tienen sentido de la oportunidad, no corrigen errores, abortan conversaciones, intentan imponerse por la autoridad del grito o el insulto y no saben cómo explicar sus sentimientos. Entre sus características pragmáticas destacan la producción verbal excesiva o disminuida cuando se enfrentan a tareas que requieren planificación y organización de respuestas verbales (por ejemplo cuando deben contar un relato), problemas en el intercambio de turnos conversacionales y problemas para lograr ser específicos, exactos, precisos y concisos.

-         Trastornos del psiquismo: se trata de alteraciones generalmente relacionadas con disfemias como la tratamudez o el tartajeo. La tartamudez se da cuando intempestivamente se presenta un paro en la fluidez verbal que coincide con un exceso de tono muscular especialmente acentuado el los órganos fonatorios, y una serie de sincinesias y tics en diferentes partes del cuerpo. El tartajeo consiste en el habla precipitada, que acorta las palabras y da la impresión de que se piensa más rápido de lo que se habla.