__________________________________________________________________________



Mi hermano tiene el Síndrome de Asperger. Luis Triguero Pérez-Egaña



MI HERMANO TIENE EL SÍNDROME DE ASPERGER
Autor: Luis Triguero Pérez-Egaña



Capítulo I

Mi madre dice que soy la única persona en el mundo a la que mi hermano Lot mira a los ojos y que ellos, me hablan con un lenguaje mágico que solo entienden los niños. Me llamo Luis y tengo doce años... creo que es duro ser diferente, pero ¡Qué aburrido sería el mundo si todos fuéramos iguales!... Si, Lot es diferente a otros niños, lo que más me gusta de él es que siempre es sincero, bueno... en realidad no me gusta tanto que siempre diga la verdad o que no entienda cuando otros niños le mienten o le gastan una broma. Antes, las personas que no le conocían bien decían que es engreído o criticaban a mis padres por "lo mal que lo educan". Claro, que en ese entonces, nadie, ni siquiera yo, sabía que tiene una forma leve de autismo más conocida como el síndrome de asperger. Ahora, sé que mi hermano es diferente y ya no me enfado tanto si no le apetece jugar al fútbol, ni me siento tan triste si prefiere estar solo (momentos Lotarianos). En realidad, Lot tiene algo así como un barómetro interior que cuando sobrepasa cierto límite necesita liberar presión. Estar unos minutos a solas hace que su nivel de ansiedad se reduzca considerablemente y vuelva a estar en los niveles adecuados.

Hace tres años, mi madre le explicó que tiene el síndrome de asperger, algo que no pareció inquietarle. Lo cierto es, que continuó jugando como si nada ocurriera y como si nada le pasara por la mente... un rato después, murmuró algo así como que ser asperger es ser un niño listo y diferente. Cuando lo hizo, sé que dijo la verdad, sin embargo, creo que las personas no saben muchas cosas de los niños como él y de sus dificultades. Por ejemplo, no saben que son inteligentes y que por eso sufren mucho cuando otros niños les rechazan o se divierten diciéndoles cosas desagradables, por eso, me gustaría que muchos niños con los que estudio o juego dieran un paseo a través de su mente o se pusieran alguna vez en su lugar para poder comprenderle. Es duro ver el mundo a través de unos ojos que no entienden el rencor, la envidia o los celos, pero también es una experiencia única con la que cada día aprendo muchas cosas, como la honestidad y la ternura. Ahora, sé bastantes cosas del síndrome de asperger, sin embargo, antes no era así, cuando mis padres me explicaron lo que le ocurre a mi hermano empecé a comprender porqué nunca mira a otras personas, porqué piensa en voz alta o porqué le asustan algunos ruidos.

En ocasiones, pensar en el futuro es algo que me asusta, no tanto porque Lot sea diferente, sino por quienes no intentan comprender lo que le ocurre y le juzgan anticipadamente o le rechazan. Muchos adultos ignoran que a los niños como Lot les cuesta hacer amigos y nunca dicen lo que sienten, pero que no por eso son insensibles o indiferentes. Hace poco, me enteré que Bill Gates y Steven Spielberg tienen el síndrome de Asperger, saberlo me hizo sentir reconfortado, no porque sean ricos y famosos, sino más bien porque no dependen del cuidado de otros, trabajan en lo que les gusta y son felices.

Mis padres, están convencidos de que ser sinceros con Lot fue la mejor elección, bueno, eso fue así hasta que un buen día en el que con su habitual aire distraído me preguntó - ¿Tú también eres asperger ?- En aquel momento descubrí que mi hermano sabe que es diferente y me sentí muy mal por ello. Es horrible sentirme mal por no poder contestarle algo que lo reconforte... así que le contesté que todos somos diferentes y que como ya os he dicho, el mundo sería demasiado aburrido si todos fuéramos iguales. De todos modos, sospecho que en esos momentos en los que está pensativo, se pregunta porqué es diferente a otros niños. Para entender a Lot, hay que caminar un buen rato con sus deportivas de "pega pega" y aún así, no resulta nada cómodo. Mis padres dicen que Lot está aprendiendo a cuidar de si mismo y que no debo ir todo el tiempo intentando resolver sus problemas, sin embargo, me resulta un tanto complicado permanecer indiferente cuando otros niños le gastan bromas o se burlan de él.

No me importa que Lot sea diferente, nunca lo he ocultado ni pretendo que se comporte como hacen los demás. Tener el síndrome de Asperger, no es un defecto ni una enfermedad, es más, estoy convencido de que es precisamente esto lo que hace que vea el mundo de otra manera y lo convierte en un niño especial y único. No obstante, que en ocasiones otros niños lo miren como a un bicho raro es algo que no me agrada, me incomoda que lo acosen solo porque saben que no va a defenderse o que le tiendan trampas después de advertir su ingenuidad. Quiero mucho a mi hermano y me gusta su compañía. Es más, mis amigos de verdad le aceptan y aprecian y nunca le excluyen de nuestros juegos y actividades. Otros niños, que conocen el pánico que siente por determinados sonidos, se divierten persiguiéndole con un mechero o explotando petardos cerca de él. En estas ocasiones, me resulta complicado comprender que sus padres les rían las gracias o que los disculpen diciendo que son cosas de chicos. La actitud de algunos adultos es realmente decepcionante.

La psicóloga de Lot se llama Pilar y creo que es estupenda, no solo porque el tono de su voz es agradable y cuando te habla te hace sentir seguro, sino también porque es una de las personas a las que mi hermano abraza de buena gana. Hace poco, leí el libro que Pilar ha escrito sobre el síndrome de asperger, fue así como descubrí que a medida que crecen, los niños con este síndrome adquieren conciencia de ser diferentes. Saberlo , me hizo sentir aliviado, puesto que creo que es mejor ir creciendo con la verdad si esta nos proporciona el tiempo suficiente para adaptarnos a ella o para descubrir que no debe ser un obstáculo para conseguir objetivos y metas. No obstante, que mi hermano sea diferente también me hace sentir algo culpable, porque es él y no yo quien tiene el síndrome de asperger y eso me hace sentir fatal.

Para mi, no es nada fácil decir ciertas cosas, algunas veces, cuando otros niños molestan a Lot o le dicen cosas desagradables, no dudo en protegerle, otras, cuando no se cansa de imponer sus normas y es absolutamente inflexible, siento ganas de chillarle, es horrible sentirme así, no debería sentirme así, pero en ocasiones ocurre. Supongo que por eso he leído muchos libros sobre el síndrome de asperger e intento conocer todo cuanto se refiera a él.

Aceptar que Lot es diferente no ha sido sencillo, en realidad, su aspecto físico es absolutamente normal, es bastante guapo, tiene los ojos muy claros y la piel suave como la de un bebé, quizás por eso, muchos se equivocan al pensar que su problema es solo ser un "Chico mimado". Imagino que para mis padres, ha sido decepcionante que todos los culparan de lo que le sucede a mi hermano, ahora sé, que esto ocurre con la mayoría de padres de niños con Síndrome de Asperger. Digamos, que un buen número de personas piensan que los han mal educado, que lloran sin motivo, que no hablan por ser engreídos o que se empeñan en comportarse como niños más pequeños, pero nada de eso es verdad. Creo que con frecuencia, las personas juzgan por anticipado quizás porque no saben nada del síndrome de asperger o porque consideran que ellos son mejores padres y hasta se permiten decir burradas como que dándole un buen azote o castigándole severamente los problemas se resolverán. Cuando pienso en estas personas siento una enorme tristeza, pero también vergüenza, y me pregunto ¿Cuántos de todos aquellos que están convencidos de que lo harían mejor estarían dispuestos a comportarse así si uno de sus hijos tuviera el síndrome de asperger? Supongo que ninguno.

Las personas, no juzgan con tanta severidad a los padres o hermanos de niños que tienen otra discapacidad, por ejemplo, si ven a un niño en una silla de ruedas todos se muestran comprensivos y no culpan a sus padres o hermanos por ello, más bien intentan ayudarles. El mundo de los adultos es realmente complicado, así que creo que es una buena idea escribir todo esto ahora, que aún no lo soy.

Algunos adultos confunden la idea de autonomía con la de pasotería. Ser autónomo no es otra cosa que no depender de las decisiones de otros para hacer cosas.... los niños nos entrenamos para conseguir ser autónomos en nuestra vida adulta..., sin embargo, los niños no podemos hacer lo que nos viene en gana porque lo hayamos decidido así. Que mis padres me impongan una serie de normas no significa que no tenga la capacidad de distinguir lo que está bien de lo que está mal. Creo que los niños debemos hacer cosas por nosotros mismos, pero también debemos tener en cuenta si lo que hacemos es correcto o no. Quiero ser autónomo, pero no quiero ser pasota y para ser autónomo tengo que equivocarme. Para ser pasota, no es importante aprender de nuestros errores, porque estos, nos traen sin cuidado. Lo cierto es, que ahora prefiero desechar cualquier comentario respecto a mi hermano que se limite exclusivamente a la crítica y no me aporte nada positivo. De hecho, si hace ya tiempo hubiera conocido que Lot tiene el síndrome de asperger, ni siquiera habría considerado la posibilidad de sentirme fatal por ellos.

Creo que mis padres llevan razón cuando dicen que solo la experiencia y el tiempo les demostraron que una disciplina severa que en otros niños da buenos resultados, no obtienen los mismos en los niños como Lot, ya que mi hermano no advierte los estados emocionales de otros (esto significa lo que otros sienten o piensan) e igualmente desconoce que su conducta tiene un efecto en los demás, como por ejemplo, si le digo a mi madre que está gorda, ella puede sentirse triste. Para Lot, el mundo de las emociones es un lugar inhóspito que recorre de nuestra mano para así descubrir que cada uno de nuestros actos, decisiones, elecciones, lo que deseamos, creemos, sentimos, decimos o hacemos, en conclusión, nuestra conducta, siempre está determinada por un estado emocional, por una emoción, por un sentimiento... como el amor, la bondad, la avaricia, la envidia, la ira o los celos.

Desde que Lot cumplió cuatro años, mis padres han acumulado no sin cierto resentimiento, un buen número de informes diagnósticos que una serie de especialistas, psicólogos, pediatras y logopedas han confeccionado con el objeto de especificar o definir de alguna manera sus peculiaridades. Algunos de ellos, les han hecho sentir confusos y desorientados y han ocasionado que durante demasiado tiempo se sintieran responsables de sus dificultades. Empezando por la primera valoración que a modo de sentencia, dos jóvenes logopedas lanzaron sobre mamá y para quienes las peculiaridades de Lot estaban ocasionadas por "Vivir en su propio mundo"... un lugar al que llamaron "Autismo" y al que posteriormente etiquetaron como "T:G:D" y pasando por el que un año después una psicóloga cuya consulta duró un tiempo aproximado de diez minutos y para quien "Que Lot no hablara a los cinco años era consecuencia de un exceso de mimo y sobreprotección"..., pero entonces...., ¿Cómo podía descodificar palabras en un ordenador?. Entonces, se toparon con el diagnóstico de "Disfasia " que enviaron a casa junto a un informe de ocho páginas del que mis padres no comprendieron nada excepto que "Lot no presenta el patrón de soledad mental propio de los niños autistas" y que un año después pasó a llamarse Síndrome Semántico pragmático. Todos ellos, resultaron ser apreciaciones equivocadas respecto a lo que le ocurría a mi hermano. Por último, después de tantas idas y venidas llegaron hasta Pilar Martín Borreguero, psicóloga de Harper House en Gran Bretaña y directora del Centro Cavendish, quien diagnosticó a Lot con el síndrome de asperger. Sin embargo, cuando pienso en las veces que todos pretendimos que Lot se comportara como cualquier otro niño de su edad, o en las que mi madre se emociona viendo como Forrest Gump guarda una pluma en un maletín de color marrón, creo que mi hermano podría haber sido mucho más feliz si hubiéramos encontrado antes a Pilar, que es realmente maravillosa.

Necesité un tiempo considerable para entender lo que le ocurría a mi hermano, de pronto, empezaron a preocuparme demasiadas cosas en las que antes nunca había reflexionado, como por ejemplo, si siempre tendré que cuidar de Lot, si podrá trabajar, si se sentirá muy solo, que pasará cuando mis padres no estén. Es extraño, pero antes de oír la palabra ASPERGER nunca había pensado en el futuro, para mí, el futuro era algo así como la prolongación demasiado lejana del tiempo presente. Casi todos los niños pensamos en presente, tal vez esa es la razón por la que disfrutamos o intentamos disfrutar al máximo cada día... el futuro es una zona opaca de la que solo percibimos débiles reflejos. Pensar de golpe en el futuro es una sensación extraña de la que en un principio deseaba escapar, por una parte, quería respuestas, por otra, esas mismas respuestas me atemorizaban. Entonces, el silencio volvía a ser un sitio seguro en el que refugiarme.

Me tomó un buen tiempo hablar de lo que siento, hasta hace poco, me encontraba paralizado por el miedo, estaba terriblemente asustado y confiaba que el tiempo lo arreglaría todo, pero nada de esto sucedió y mis sentimientos de angustia y temor crecieron. Que mis padres hablen con absoluta naturalidad del síndrome de asperger me da confianza para intervenir en sus conversaciones, para preguntar, averiguar, conocer e informarme. Ahora, cuando Lot se comporta de una manera determinada, comprendo porqué lo hace y si no es así, intento averiguarlo. Los conceptos que he aprendido y sigo aprendiendo respecto al síndrome de asperger están en correspondencia con su forma de actuar. Leer mucho, preguntar y comentar todo aquello que no comprendo no solo ha conseguido que sea más tolerante sino que pueda entender y responder a situaciones que antes me sobrepasaban. Por ejemplo, hace unos días, Lot y yo fuimos a jugar fútbol con unos amigos, como siempre, él se colocó en la portería, poco después se nos unieron otros cinco niños mayores que nosotros. Entonces, mi primo Adrián le dijo a Lot que esta vez él haría de portero y que el resto del partido mi hermano sería suplente. Lot no dijo nada, ya que Adrián le quiere mucho y siempre le protege, pero tampoco advirtió sus buenas intenciones (que no le dieran un pelotazo). Al llegar a casa, mi hermano rompió a llorar desconsoladamente. En estos casos, no es frecuente que Lot diga lo que siente o le que le pasa. Así que supuse que lo que había causado su malestar es que se produjo un cambio inesperado que supuso otros (llegaron otros niños y él tuvo que dejar la portería). Lot no sabía que Adrián ocupó su puesto para evitar que le dieran un balonazo o le hicieran daño, esto es, que estaba convencido de que fue sustituido por hacerlo mal. A Lot, le cuesta entender cambios inesperados, cuando mamá le preguntó porqué lloraba, el solo respondió - No quiero que jueguen esos chicos grandes- entonces, mamá le dijo que es bueno hacer nuevos amigos y Lot siguió llorando. Mi madre dice que descubrí algo que ella no había notado, quizás lo hice porque paso mucho tiempo con mi hermano y conozco sus reacciones. Después de abrazarle y consolarle, le expliqué que Adrián hizo de portero solo con la intención de protegerlo ya que los otros chicos eran más grandes, con mucho más fuerza y al hacer gol, podían hacerle daño. Cuando por fin lo comprendió, dejó de llorar y al día siguiente volvió a ocupar su lugar habitual.

Ahora, estoy más familiarizado con lo que le ocurre y veo las cosas con más optimismo. Desde luego, no todo es fácil, digamos que acepto y estoy habituado a su forma de comportarse. Creo que ser diferente no es nada de lo que nos debamos sentir avergonzados, muy por el contrario, creo que si algunas personas se detuvieran algunos instantes para conocer a Lot, descubrirían a un niño tierno, honesto, algo patoso e ingenuo, pero también inteligente, con una memoria fantástica y una manera fascinante de entender las cosas. Lot no es egoísta, ni hipócrita, ni arrogante, no conoce la envidia o los celos, no divide el mundo en categorías ni hace diferencia entre personas, es sensible, bondadoso y jamás miente. Que mi hermano tenga el síndrome de asperger, ha hecho que me pregunte porqué en tantas ocasiones las personas actuamos de una manera distinta a la que pensamos, porqué deseamos ser más importantes de lo que somos, porqué mentimos o presumimos de cosas sin importancia o prejuzgamos a quien no conocemos.
_________________________________

Capítulo II 

En ocasiones, Lot hace comentarios impertinentes que pueden molestar a otros.

Nadie nos enseña a ser amables o cordiales o a intuir que hay cosas que aunque sean ciertas no debemos decir para que otros no puedan sentirse molestos, incómodos o tristes. Por ejemplo, si mi profesor lleva una corbata que me parece fea, no se lo digo porque pienso que podría enfadarse o pensar que soy grosero, irrespetuoso o mal educado.

Desde pequeños, aprendemos de forma natural algunas normas sociales, como la cortesía, que nos sirven para relacionarnos y hacer amigos. Sin embargo, los niños con síndrome de asperger no aprenden de forma natural la mayoría de reglas de conducta. Por eso, en ocasiones, dicen o hacen cosas que molestan, ofenden o incomodan a otros. No es que tengan malas intenciones o que sus padres no les hayan enseñado a ser respetuosos, sino más bien en que desconocen que todo lo que hacemos o decimos siempre afecta a los sentimientos de otros. Por ejemplo, una vez mi madre se cortó el pelo, al llegar a casa y al verla intenté disimular, la verdad es que su corte de pelo no me gustó, pero no se lo dije porque pensé que podía herirla. Cuando mi hermano la vio, de inmediato le dijo muy serio "Estás feísima". Mi madre no se enfadó, supongo que porque está bastante habituada a los comentarios de Lot y sabe que no pretende molestarla, sino expresar lo que piensa. Claro, que aunque estos comentarios sean correctos puesto que se corresponden con la realidad, pueden resultar desagradables. Una de las principales dificultades de mi hermano es que no sabe que su conducta; decir que mamá estaba feísima..., tiene una consecuencia; que mamá pueda sentirse triste y que debido a ello, muchos pueden considerarlo un niño impertinente o estar convencidos de que mis padres le han mal educado. Ahora, Lot sabe que hay ciertas cosas que no se deben decir, aunque sean verdad, para que otros no se sientan disgustados o tristes. Cuando era más pequeño, mamá le hizo una lista de cosas correctas e incorrectas que él memorizó, claro que para él no existen términos medios. El problema es que en esa lista de cosas incorrectas mi madre escribió "Mentir" y por supuesto, para Lot, todo lo que sea ocultar o negar algo que se corresponde a la realidad es como decir una mentira, esto es, hacer algo que está en su lista de cosas incorrectas.

Por ejemplo, Lot espera ilusionado a que lleguen las vacaciones de verano, desea ver a nuestros amigos y jugar con ellos. Está nervioso y cuenta los días que faltan para llevar a cabo sus planes. Cuando llegan nuestros amigos, vienen a casa para saludarlo, en cuanto les ve, Lot se queda un rato en silencio y luego dice "¿Qué hacéis aquí?". Muchas personas no comprenden que algo tan sencillo para otros niños, como decir "Hola" o "Buenos días", para Lot sea algo verdaderamente difícil. Antes, yo nunca había pensado que saludar o despedirse son normas sociales. Cuando alguien NO saluda, de inmediato pensamos que no es educado, sin embargo, los niños con síndrome de asperger necesitan aprender y aprenden todas esas normas si hay alguien que se las enseña, como sus padres, hermanos, amigos o profesores. Ahora, mi hermano sabe que saludar o despedirse no es una pérdida de tiempo, digamos que él opina que no es necesario hacerlo cada día si ya lo hizo una vez..... Antes, cuando no hablaba, daba saltitos de alegría o hacía muecas con sus manos. Desde que cumplió siete años, mis padres escriben historias sociales o pequeñas historias como esta:

"Me llamo Lot y tengo siete años. Algunas veces, las personas me saludan y no les contesto. Es bueno saludar o despedirse aunque ya lo haya hecho antes. Saludar o despedirse no es perder el tiempo. Cuando saludo o me despido estoy siendo educado y amable. Las personas se sienten muy contentas cuando las saludo o me despido de ellas. Voy a intentar ser amable saludando y despidiéndome siempre."

De todos modos, creo que los padres de niños más pequeños deben sentirse muy mal cuando no saben realmente lo que le ocurre a sus hijos o las cosas que les confunden y asustan.

Una vez que volvíamos del Centro Cavendish y ya dentro del autobús, Lot iba bastante concentrado en todo cuanto veía, observando todo tipo de detalles y señalándolos con sus dedos. Detrás de nuestros asientos, iba un niño de aproximadamente cuatro años acompañado por su madre. Aquel niño estaba empeñado en decir que esa ciudad "No era Madrid". De pronto, Lot dijo sin levantarse..."Este niño no sabe nada, esta ciudad es Madrid porque ahí está Torre España". Desde luego, el pequeño no le hizo caso y siguió insistiendo en su misma idea, debido a lo cual, Lot volvió a intervenir, esta vez con un contundente: "Este niño no sabe nada". Por supuesto, mis padres le dijeron que aquel niño era muy pequeño y que ya aprendería que la ciudad en la que estábamos era Madrid. No obstante, en voz alta y bastante contrariado, Lot respondió.... "LOS NIÑOS PEQUEÑOS APRENDEN CON FACILIDAD, PERO ESTE NIÑO NO APRENDE NADA..." De inmediato, todos los pasajeros del autobús rompieron a reír.....

Para muchos hermanos de niños con síndrome de asperger es realmente complicado comprender que puedan decirte cosas desagradables o hacer comentarios impertinentes, sobre todo, delante de otras personas. Cuando era más pequeño, todas estas cosas me hacían sentir muy mal, sin embargo, quienes son mis amigos de verdad y saben lo que le ocurre a Lot, lo comprenden bastante bien e, incluso, me animan a no preocuparme excesivamente por ello. Ahora, que mi hermano tiene diez años, las cosas son más sencillas que cuando era más pequeño, porque ya es capaz de distinguir lo que es correcto decir y lo que no. Desde hace algún tiempo, utilizo un truco que siempre da buenos resultados…, cuando Lot hace un comentario poco apropiado o fuera de lugar…, le pregunto "¿Cómo te sentirías tú si yo te digo eso?" Así, el se da cuenta de inmediato que ha hecho que alguien se sienta triste.

Cuando Lot era más pequeño, mamá siempre hacía como que lloraba cuando le decía cosas como "Guisas fatal" o "Estás un poco gorda"... y no porque creyera que estaba mintiendo..., sino porque es la mejor manera de representar que con sus palabras puede herir los sentimientos de otros.

(Lot siempre dice lo que piensa, pero nunca lo que siente. Esto es algo que todos los hermanos y amigos de niños con síndrome de asperger deben saber.)

No recuerdo que nadie me haya enseñado que en el colegio no puedo comportarme de la misma manera con la que me comporto en casa...., o es que quizás lo olvidé. Cuando vamos al colegio por primera vez, parece que sabemos que hay ciertas cosas que no se pueden hacer dentro del aula o probablemente las aprendemos en unas cuantas semanas. Pero esto no sucedió con Lot. Digamos, que los niños como él, no saben que no pueden comportarse en todas partes de la misma forma si es que alguien no se los dice.; no puedes comer cuando te apetece, o no puedes levantarte de la silla si quieres o debes seguir las instrucciones de tu profesor.

Mis padres me explicaron que a los niños con autismo se les debe decir que en el cole no pueden hacer las mismas cosas que hacen en casa, como jugar o correr o hablar sin permiso. Quizás por eso, los niños como Lot confunden a sus profesores y algunos piensan que son malcriados.

Mi hermano y yo siempre hemos ido juntos a la misma aula rural del pueblo en el que vivimos, en realidad, este es el primer año que voy al instituto, por eso, sé cómo se comporta, ya que todos estos años hemos estado juntos, Durante un tiempo, la conducta de Lot pasó desapercibida, más bien porque los niños pequeños solo juegan o dibujan, después, algunos decían que no hablaba porque lo sobreprotegían. Un poco después, un profesor que trabajó siete años en Francia, se dio cuenta que Lot hacía grandes berrinches cuando tenía que esperar. En el aula solo éramos siete niños y a la hora de salida, debíamos de formar una fila y aguardar a que el profesor nos diera la orden de marcharnos. Cuando Lot veía que colocábamos las sillas sobre los pupitres rompía a llorar. Entonces, todos pensaban que era desobediente, yo creo que no, porque como no hablaba, no se podía explicar ni decir lo que le ocurría. Con el tiempo, se fue habituando a esa norma. Ahora sé, que en ese entonces mi hermano no poseía la capacidad de comprender porqué debía hacer fila y eso le confundía. Hay muchas cosas que confunden a Lot, sobre todo, porque continuamente debe esforzarse para comprender cómo piensan las personas que NO son como él. Sin embargo, creo que los demás no nos esforzamos lo suficiente para comprender cómo piensan los niños con síndrome de asperger.

Mis padres, le enseñaron algunas normas empleando ladrillos de colores, primero los colocaban ordenadamente dentro de un espacio diciendo "Este es el cole ", luego, los iban formando en una hilera continua "Hay que hacer fila para salir del cole ". Por supuesto, dice papá que nunca conocieron con certeza si mi hermano captó o no el sentido de su mensaje. Yo creo que si, puesto que lloró a lo largo de varios meses hasta que un día dejó de hacerlo. Creo que por fin dejó de sentirse confuso y se dio cuenta que para salir del cole todos los niños debíamos hacer fila.

Cuando la gente me pregunta qué pienso de tener un hermano con síndrome de asperger, siempre digo que soy bilingüe. Claro, que mi respuesta les deja un tanto perplejos. Así que quiero explicarlo; si a un bebé su madre le habla en inglés y su padre en francés, el bebé aprende a comunicarse en ambos idiomas, es decir, que es bilingüe. Crecer con Lot y ser su amigo es como ser bilingüe, como haber aprendido dos idiomas distintos con los que puedo comunicarme. Puedo pensar como un niño cualquiera, pero también he aprendido a pensar como un asperger y eso hace que me sienta muy afortunado.

- En ocasiones, Lot desea jugar solo.

Algunas personas piensan que los niños con síndrome de asperger son egoístas o que siempre están a gusto jugando solos, No es verdad. Lot desea tener amigos y está aprendiendo cómo jugar con otros niños. Antes, cuando era más pequeño, imponía sus normas y quería que todos los niños jugaran de acuerdo a ellas, Si no lo conseguía, se limitaba a observar los juegos de otros. Sin embargo, poco a poco se ha ido introduciendo en mi grupo de amigos, todos ellos saben lo que le ocurre, que ve las cosas de otra manera y lo quieren y ayudan mucho. Por ejemplo: Le explicamos cómo se juega al escondite o al pilla-pilla, Digamos que Lot aprende rápidamente cómo debe de jugar casi por imitación.

Cada tarde, cuando vuelvo del instituto, voy con mi hermano al frontón del pueblo, algunas veces se niega, pero al final lo convenzo y jugamos al fútbol una hora. Por la noche, Lot prefiere escribir, dibujar diagramas (nunca dibuja árboles o perros) o hacer figuras en plastilina. En esos momentos, sé que no debo interrumpirlo, así que no le molesto ni toco las esculturas que coloca ordenadamente sobre una tabla. Antes, no comprendía que no quisiera dejarme su plastilina y en realidad es lo único a lo que Lot sigue resistiéndose a compartir. Ahora, sé muchas cosas de los niños con síndrome de Asperger, quizás porque paso mucho tiempo con Lot y también porque leo muchos libros que explican cuáles son sus problemas y cómo piensan y se comportan.

- Lot, no comprende cómo se juega al fútbol o al escondite.

Cuando juego con otros niños, siempre tengo en cuenta las reglas del juego, es decir, la forma en la que todos debemos jugar..., todas estas reglas las he aprendido observando a medida que he ido creciendo. Así pues, no es necesario que nadie me diga de forma detallada cómo se juega al escondite, como por ejemplo:

- un niño cuenta y los demás se esconden.

- El primer niño en ser descubierto será el siguiente en contar.

- No debo decir dónde se esconden los niños con los que juego ya que no es correcto hacerlo.

Los niños con síndrome de asperger no se dan cuenta de que para jugar en un grupo, es necesario seguir unas reglas de juego. Por eso, alguien debe explicárselas. Hasta hace poco, jugar al escondite era algo bastante complicado para mi hermano, ya que siempre decía dónde se esconden los otros niños, por este motivo, mis amigos y yo nos sentíamos molestos. Claro que si era Lot el que contaba esto no sucedía, ya que nunca hace trampas y por lo tanto no podía ver el lugar en el que los otros se escondían y por consiguiente: no lo decía.

Algunos niños pueden creer que Lot "Se chiva" para traicionarles o para molestar, pero no es así, el problema es que no comprende que hay que seguir unas reglas y que ocultar el lugar en el que los demás se esconden no es mentir, sino más bien, seguir las reglas del juego.

Ahora, sabe que no está bien decir el lugar en el que se esconden sus compañeros de juego, ya que si lo hace se enfadarán. En realidad, siempre le digo que si jugamos al escondite es incorrecto decir dónde se esconden los otros niños. Lo mismo sucedía al jugar al fútbol, Lot, deseaba jugar con otros niños, pero ignoraba las reglas del juego; corría detrás de la pelota y se la pasaba a cualquiera fuera o no de su equipo....igualmente, marcaba gol en cualquier portería. Cuando mis padres se dieron cuenta de sus problemas, le explicaron que solo debe pasar el balón a los niños que integran su equipo y hacer gol en la portería contraria. Por supuesto, Lot ha descubierto que prefiere hacer de portero. Claro que al principio fue difícil que comprendiera que si se aburre no puede marcharse y que el portero debe estar en su portería durante todo el partido.

- Lot no comprende bromas, metáforas, frases en doble sentido.

Lot empezó a hablar a los seis años, en solo tres meses aprendió a hacerlo de una manera bastante peculiar..., usa palabras difíciles que no emplean otros niños. A la misma edad, aprendió a leer y escribir sin ninguna ayuda. Sin embargo, mis padres me comentaron que a los tres años, Lot descifraba palabras en el ordenador y escribía los números del 1 al 100. Yo aprendí a leer a los tres años sin que nadie me lo enseñara.

En el colegio, aprendemos que usamos el lenguaje para expresar y transmitir a otros nuestros sentimientos, pensamientos, deseos e intenciones. Cuando alguien nos habla, entendemos las palabras de muchas formas, porque las palabras tienen muchos significados.

Pero... ¿Qué sucedería si desconociéramos que cada palabra tiene distintos significados?

Cuando digo "Que me piro vampiro", todos saben que intento decirles que me marcho y no algo que tenga que ver con un vampiro, o cuando digo "Corta el rollo" quiero decir "Cállate y no sigas hablando" y no que corte un rollo con unas tijeras. El problema de Lot es que entiende las palabras literalmente, que reproduce exactamente las palabras de otro. Muchos pueden pensar que hace el despistado de forma intencional, que intenta gastarles una broma, pero no es así. Hace un tiempo, me dijo que "Las apariencias engañan". Cuando le pregunté cuál era el significado de aquella expresión, se quedó pensativo y después de un rato contestó "No lo sé". De inmediato comprendí que la había escuchado y memorizado (Lot puede memorizar inmensas cantidades de información, como lo hace la memoria de un ordenador, luego la archiva y cuando le hace falta la baja tal cual, no obstante muchas veces no sabe interpretarla) de alguna persona, de mi mismo y posteriormente la repitió sin conocer lo que con ella quería decir o trasmitir. Nunca me sorprende que emplee palabras difíciles, ya que posee una memoria excepcional y la capacidad de memorizar frases o diálogos enteros.

Durante las vacaciones del año pasado, Lot trajo del colegio unas cuantas tarjetas que le dio Carmen, la especialista de audición y lenguaje a quien mi hermano quiere de una forma muy especial. Observé que en la cara anterior de cada una de ellas venía escrita una expresión y en su parte posterior el significado de estas. Durante un rato, estuvimos jugando con ellas con el objeto de que las aprendiera.

- Ver las estrellas - Lot insistía en decir que se puede ver las estrellas de noche. Le expliqué que esto se suele decir cuando nos golpeamos y sentimos mucho dolor.

- Morir de sed- Lot insistía en decir que si no bebes agua puedes morir de sed. Le expliqué que utilizamos esta expresión cuando tenemos ganas de beber.

- Un día de perros - Lot insistía en decir que seguramente yo había pasado el día con muchos perros..., le expliqué que pasar un día de perros es pasarlo mal o que hace mal tiempo.

___________________________________


Capítulo III

- Lot, tiene un tono de voz peculiar.

Desde pequeños y al hablar, cambiamos el tono de voz y lo adecuamos a aquello que estamos diciendo o leyendo. Es decir, que nuestra entonación tiene mucho que ver con nuestras emociones. Si estamos tristes, el tono de nuestra voz es distinto al que empleamos cuando estamos alegres o enfadados o avergonzados.

La voz de Lot es monótona y da la impresión que sus palabras carecen de ritmo. No obstante, desde pequeño es capaz de imitar de forma idéntica la entonación e incluso el acento de algunos personajes que aparecen en sus series de televisión favoritas, conoce de memoria las reglas básicas de ortografía que nos sirven para acentuar palabras agudas, graves o esdrújulas..., sin embargo, no consigue aplicarlas correctamente ya que al pronunciarlas no enfatiza la sílaba tónica que hay en cada una de ellas. Sin duda y al hablar, ha adquirido la capacidad de entonar lo que dice de forma adecuada (antes no lo hacía). Sin embargo, creo que memoriza e imita el tono de voz que los demás empleamos para enfatizar correctamente la acentuación de las palabras.

Cuando mi hermano era pequeño, algunas personas pensaban que hablaba de esa manera solo por ñoñería, pero no es así, el problema de todos los niños con síndrome de asperger además de que otros puedan creer que su tono de voz solo significa que son niños engreídos es que tienen alterada la prosodia, la entonación. Ahora, siempre le digo a Lot que habla como un "Pijo". En realidad, él siempre emplea palabras rebuscadas y tiene un aire de pequeño instructor. Por ejemplo, en vez de decir "Es un desastre", dice "Es verdaderamente catastrófico"..., igualmente, si hay algo que le impresione dice "Es terrorífico" o se dirige a la abuela por su nombre de pila "ABuela Gladys" en vez de decir solo abuela. Por supuesto, cuando se enfada me dice que yo hablo como un "macarra"...

- En ocasiones, Lot hace la misma pregunta muchísimas veces.

No saber cuándo ocurrirán las cosas es algo que a mi hermano le hace sentir especialmente nervioso. De hecho, él siempre busca una respuesta que le asegure con exactitud cuándo ocurrirá un determinado acontecimiento. Por ejemplo, si papá dice que nos llevará a McDonald el fin de semana siempre y cuando hagamos antes los deberes. Lot insiste en saber (preguntar) qué día iremos (sábado o domingo) y a qué hora..., y nunca admite como respuesta una ambigüedad, como "Ya veremos", "Quizás el sábado", "puede que el domingo si hace un buen día". En estos casos, mamá siempre le dice que "No necesita saberlo con tanta anticipación" o prefiere no decir nada hasta llegado el momento, de lo contrario, las preguntas de Lot son mucho más insistentes. No estar seguro de lo que va a ocurrir le crea una enorme ansiedad y malestar. Es extraño, pero las personas somos imprevisibles, a mi, no me cuesta ningún esfuerzo cambiar de planes de un momento a otro, pero a Lot si, que el mundo y las personas nos comportemos de forma imprevisible es algo que no soporta, supongo que por eso se siente inseguro y pregunta las mismas cosas demasiadas veces.

- Hay algunas palabras que le hacen reír.

Un día, me di cuenta que el sonido de algunas palabras hacen que Lot se sienta muy feliz. Al principio pensaba que se reía de mi, después creí que se reía sin motivo, hasta que noté que su risa la provocan algunos sonidos...., como por ejemplo "Limpopo" o "Macrobiberón", luego se lo dije a mi madre, así que probó a hacerlo ella misma y obtuvo los mismos resultados. Cuando le pregunto a Lot porqué se ríe de algunas palabras siempre dice "Que hay palabras que se VEN muy graciosas"... ¿No os sorprende? nunca dice que SE ESCUCHAN muy graciosas sino que se ven muy graciosas.

Hace unos días, cogí un folio en blanco y dibujé un zapato, al lado, escribí la palabra "ZAPATO", luego le dije a Lot.... "Cuando te digo la palabra zapato, ¿Cómo la piensas? ¿Cómo te la imaginas?", de inmediato, me señaló el dibujo del zapato. Yo pienso con palabras y Lot en imágenes. Los niños con síndrome de Asperger tienen una forma distinta de pensar.

- Si doy una explicación muy extensa a mi hermano, o demasiadas órdenes a la vez, solo se queda con una parte de ellas.

Los niños con síndrome de Asperger necesitan algo más de tiempo para descifrar la información que otras personas les dan. Si les das mucha información de golpe, solo la archivan en su memoria, pero no consiguen procesarla hasta algunos minutos después. Digamos que Lot es capaz de repetir con exactitud todo lo que le he dicho porque lo ha memorizado... creo que para quienes no lo comprendan es algo así:

Lot memoriza la información (la almacena), luego la descodifica. Por ejemplo: si alguien le dice trae el libro de mates, ábrelo en la página 4 y haz los problemas 8, 9 y 10. Con toda seguridad, Lot solo cogerá alguno de estos tres datos, pero no todos... lo sé, porque durante un buen tiempo y en el colegio, yo anotaba en su agenda los deberes que tenía que hacer en casa porque solo conseguía anotar los dos primeros datos: Mates, página 4, pero no anotaba los ejercicios. Por el contrario, si las indicaciones que le dan son pausadas, consigue anotarlo todo.

- Lot piensa en voz alta.

¿Qué pensamos cuando paseamos tranquilamente por la calle y observamos que alguien habla solo? Casi siempre opinamos que "no está bien de la cabeza"..., aunque nunca pensamos que probablemente esa persona a la que hemos juzgado precipitadamente o de quien nos burlamos pueda estar pensando en voz alta. Los niños con síndrome de Asperger no están mal de la cabeza, los niños con síndrome de asperger piensan en voz alta para organizar sus ideas, lo que se les ha dicho o han escuchado, para repasar una conversación que quieren entablar o un juego que desean realizar, o para sentirse seguros y acompañados por su propia voz. Mis padres, siempre le dicen a Lot que es mejor pensar en la mente.

Desde pequeño, Lot imagina historias relacionadas con sus programas favoritos y las reproduce como si de una actuación se tratara, con diálogos, movimientos e incluso el tono de voz de cada uno de sus personajes. No le gusta que lo interrumpan y parece muy feliz haciéndolo. Antes, yo insistía en jugar con él y participar en sus interpretaciones, entonces, Lot se negaba y yo terminaba enfadándome. Ahora, comprendo lo importantes que son para él sus momentos de escenificación y hasta disfruto de ellos observándolo, riendo y aplaudiendo. Lot, nunca piensa en voz alta, no lleva a cabo sus interpretaciones delante de otras personas. Claro que esto sucede desde hace algún tiempo, porque cuando era mucho más pequeño le traía sin cuidado lo que otros dijeran de él.

En sus juegos, Lot también crea mundos y personajes imaginarios con los que participa y distingue perfectamente que no son una situación real, sino un juego que crea con su imaginación y que le sirve para divertirse.

Cuando leí el libro de Miguel Dorado, "Otra forma de mirar" (2004) comprendí bastante bien el punto de vista tan fascinante y personal de su experiencia con los juegos imaginativos y la verbalización de pensamientos o pensar en voz alta. Para él, los juegos que crea con su imaginación le proporcionan felicidad y sabe distinguir lo real de lo imaginario, de hecho, Miguel dice que muchas personas recurren a las drogas o al alcohol para divertirse, y que para él esto no es necesario ya que se divierte mucho imaginando sus juguetes y empleándolos. Ahora, que es un chico mayor, es conciente de lo que otros puedan pensar de él, por eso, prefiere jugar en su casa, pero esto, casi nunca lo advierten los niños pequeños.

- A veces, Lot interrumpe las conversaciones de otros.

Cuando hablo con otros niños, reconozco algunas señales que de alguna manera me indican cuando puedo empezar a hablar..., por ejemplo, si el niño que me está hablando hace una pausa, sé que ha llegado mi turno para hablar. Lot, no reconoce estas señales, por eso, puede interrumpir a otras personas que están hablando o conversando. Tampoco se da cuenta que esas personas se sentirán incómodas o molestas y que pensarán que es mal educado.

Creo que para Lot es duro tener que aprender tantas cosas que los demás niños aprendemos de forma natural, la verdad es, que siempre teme equivocarse y meter la pata y se esfuerza mucho para captar esas pequeñas señales que los demás reconocen sin ningún esfuerzo. También es duro que la gente siempre piense que es mal educado o engreído o que se comporta así porque le protegemos demasiado. Por el contrario, Lot es amable, cordial y sobre todo, honesto.

Cuando un niño con síndrome de asperger es muy pequeño es verdaderamente difícil enseñarle ciertas cosas, de todos modos, mi hermano siempre se fija en lo que yo hago y me imita, es decir, que aprende mucho guiándose por el comportamiento de otros niños. Ahora, sabe que no es correcto interrumpir a alguien cuando no ha acabado de hablar o cuando dos personas están hablando.

- Cuando lo que le digo no le interesa, Lot cambia el tema.

Si alguien me habla y cambio de tema bruscamente, no creo que le agrade, digamos que esa persona pensará que estoy siendo grosero o mal educado. Por eso, cuando un tema me incomoda o aburre, busco una forma disimulada de introducir otro tema o de cambiar de conversación. Los niños con síndrome de asperger no tienen esta habilidad, por eso, cuando la conversación les confunde o no saben qué responder a quien les habla, cambian la conversación bruscamente, Lot, necesita más tiempo que otros niños para pensar una respuesta y en el caso que no la sepa, decir simplemente "No lo sé".

En el colegio, si el profesor nos explica un tema sobre el que se siente confuso o que no comprende, mi hermano nunca lo dice, no pide aclaraciones ni una nueva explicación. A los niños como Lot, les cuesta admitir que no entienden algo o que se sienten confundidos, porque temen que otros niños se burlen de ellos o los crean poco listos.

- En ocasiones, cuando habla, Lot se acerca demasiado a las personas.

Cuando hablo con alguien, sé que no debo acercarme demasiado a su propio espacio. Esta es una norma de cortesía. Sin embargo, los niños con síndrome de asperger no se dan cuenta de las normas de cortesía, mejor dicho, no saben como deben de comportarse si es que alguien no se los enseña. Por eso, casi siempre invaden el espacio de las personas con quienes hablan. Todas estas cosas, siempre las aprenden a través de dibujos.

- Lot, tiene dificultades para atarse los cordones, correr, abrocharse una chaqueta o atrapar entre sus manos una pelota.

Los niños con síndrome de asperger tienen problemas de coordinación, esto significa que les cuesta mucho esfuerzo hacer cosas que a otros niños nos resultan fáciles y nada complicadas. Por eso, caminan o corren de forma peculiar. Ahora, Lot tiene la habilidad suficiente para vestirse, abotonarse, usar tijeras y atrapar entre sus manos una pelota. No obstante, para él sigue siendo complicado escribir o sostener un bolígrafo entre sus dedos, esto es causa de que escriba con lentitud o tenga una mala caligrafía.

Algunos profesores, pueden creer que los niños como Lot no hacen bien estas cosas por no ser autónomos, pero no es así. Las manos de mi hermano son especialmente blandas y da la impresión de no tener fuerza en ellas. Si lo observan bien, el movimiento de sus brazos no va en correspondencia con el de sus piernas, es decir, que van como descoordinados. A Lot, le costó mucho aprender a montar en bicicleta, pero se empeñó en hacerlo y lo consiguió, al principio, pasaba más tiempo en el suelo y se caía con frecuencia, ahora, va con su bici a todas partes.

Cuando nadie sabía que mi hermano tiene el síndrome de asperger, algunas personas podían pensar que no quería participar en deportes o actividades por pura cabezonería, pero no es así, sus problemas de coordinación no están ocasionados en falta de interés sino en la descoordinación que tienen sus movimientos.

- Cuando Lot está nervioso aletea las manos, hace gestos con la boca, carraspea o hace el mismo chillido que las gaviotas.

He leído que muchos niños con síndrome de asperger tienen desórdenes del movimiento. Algunos adultos creen que estos movimientos son manías o hábitos nerviosos e intentan corregirlos una y otra vez. Mi madre me contó que Marc Monfort, un logopeda Belga que vio a Lot una vez, le dijo que no es bueno corregir a mi hermano todo el día porque de hacerlo, su vida sería un infierno. Creo que Marc Monfort lleva razón, antes, Lot aleteaba las manos y señalaba las cosas de una manera especial, pero un día dejó de hacerlo, siempre hace ruiditos y chilliditos, pero casi nunca delante de la gente, cuando está nervioso o triste carraspea y gesticula, y cuando se siente feliz hace el mismo chillido que las gaviotas.

- Lot, siempre desea comer lo mismo.

A los niños como Lot les gusta comer siempre lo mismo, algunas personas creen que por esto son caprichosos, pero se equivocan. En realidad, los niños con síndrome de asperger son sensibles a las texturas y sabores, sobre todo, si están mezclados. Lot , nunca come chucherías, creo que no le agrada que tengan demasiados colores…, también puede reconocer su marca favorita de leche de cualquier otra que no sea "Pascual", aún cuando cambies de envase sin que él lo vea..., si prueba varios vasos de leche, de inmediato sabe cual es la de su preferencia..., lo mismo sucede con los yogures..., sus preferidos son los ‘Danone' y con las natillas que deben ser ‘Danet'. Cuando era un bebé, podía reconocer el sabor de los potitos ‘Nutriben' de cualquier otro, lo mismo sucede con los zumos. No es que mi hermano esté encaprichado en una marca determinada, sino más bien, que hay algo en esa marca que hace que la prefiera, como por ejemplo, su textura y sabor. Por ejemplo, los yogures nunca deben tener trocitos y la fruta no es algo que le agrade mucho, creo que por su aspecto, porque las compotas le encantan.

- Lot , odia que le corten el pelo.

Lot es muy sensible en algunas partes de su cuerpo, como en la cabeza, el cuello o los brazos. Nunca le ha gustado que le corten el pelo. Para mis padres, no fue fácil descubrir que sus rabietas estaban ocasionadas en la especial sensibilidad que Lot tiene en la cabeza y el cuello, igualmente, ignoraban el pánico que le produce el sonido de la maquinilla eléctrica con la que le cortaban el pelo. Todo se resolvió cuando mis padres encontraron un peluquero que le corta el pelo únicamente empleando las tijeras. Sin embargo, ahora que tiene diez años, ha conseguido controlar alguno de sus temores, digamos que vamos juntos a la peluquería..., primero me cortan el pelo a mi y luego a él, Así, por imitación y al ver que no pasa nada el acepta la situación con agrado.

- Lot, tiene miedo a los petardos y a algunos anuncios de televisión.

Tony Attwood, un especialista en el síndrome de asperger, dice en su libro que muchos niños con este síndrome tienen uno o varios sistemas sensoriales afectados, de esta manera, perciben las sensaciones ordinarias como insoportablemente intensas, Lot, tiene miedo de los petardos, si alguien le enseña uno aún cuando no vaya a explotar se asusta terriblemente. También tiene miedo al sonido de los globos explotando, gritos, chillidos…, y a la música de fondo de algunos anuncios o dibujos animados..., antes, mi madre, se sentía muy mal cuando no sabía porqué mi hermano lloraba sin un motivo aparente, todo cambió cuando descubrieron que lo que ocasionaba su llanto era el miedo a ciertos sonidos..., otros niños con síndrome de asperger tienen miedo al ruido que producen algunos electrodomésticos como la secadora de pelo, el aspirador, la turmix..., o a herramientas de trabajo como el taladro, motosierras, radiales, etc.

Algunos adultos creen que castigar a Lot o forzarlo a escuchar como explotan un montón de petardos hará que pierda el miedo, pero no es así, porque sus temores no tienen nada que ver con ser un niño cabezota, caprichoso o ñoño, sino más bien a que percibe ciertos sonidos como insoportables, intolerables e intensos. Casi todos los niños con síndrome de asperger aprenden a controlar su tolerancia al sonido, pero no los bebés ni los que son muy pequeños, sobre todo si no hablan.

- Si tiene calor, Lot no se quita el abrigo.

Ahora, Lot ha aprendido que cuando tiene frío debe colocarse el abrigo y que cuando hace calor debe quitárselo. Estas son respuestas adecuadas que todos los niños tenemos... digamos que si sentimos frío, nos colocamos el abrigo sin que nadie nos diga nada..., pero esto no sucede con los niños con síndrome de asperger, ellos, no son concientes de que se sienten muy mal por el frío y no se pondrán el abrigo hasta que alguien no se los diga. Lo mismo sucede si hace calor.

__________________________

Capítulo IV

Antes, pensaba que mis padres quieren más a Lot mucho más de lo que me quieren a mí. Creo que lo hacía porque la mayor parte del tiempo están preocupados por él o le dedican una buena parte de su tiempo. Ahora sé, que mis sentimientos no deben avergonzarme y que me sentía así porque no sabía muy bien cuáles eran las dificultades de mi hermano y sobre todo, sus necesidades. Por ejemplo, Lot se distrae con facilidad, cualquier ruido hace que deje de centrarse en lo que está haciendo, especialmente si es un tema que no le interesa, como las matemáticas. Todos los niños con Síndrome de Asperger tienen problemas con las matemáticas..., esto se debe a que no asocian ideas y no entienden conceptos abstractos. Para Lot, es sencillo resolver una ecuación aritmética, pero cuando debe resolver un problema en el que hay varias ideas todo se complica..., igualmente, sus dificultades al escribir hacen que tarde bastante tiempo en terminar los deberes, así que mi madre debe ayudarle mucho más de lo que me ayudaba a mi cuando tenía su edad. Antes, esto me hacía sentir verdaderamente mal porque confundía las cosas... Una vez , mi madre me dijo que cuando me compra un pantalón debe ser exactamente de mi talla, si trae uno más grande no me quedará, lo mismo sucederá si trae uno más pequeño, por supuesto, no entendí lo que con ello quería decirme. Esto solo significa, que intenta ayudarnos de acuerdo a nuestras necesidades, pero que su cariño no tiene nada que ver con que Lot necesite mucho más ayuda y atención que yo.

Bueno, la verdad es, que ahora que tengo doce años me es más fácil comprender cosas que antes no comprendía y que me hacían sentir desplazado o celoso. Una de las cosas más difíciles de asumir para los hermanos de niños con síndrome de Asperger es que siempre nos da la impresión de que nuestros hermanos son tratados con más benevolencia. Esto me hacía enojar mucho porque creía que tener el síndrome de Asperger libraba a Lot de alguna que otra regañina. Creo que esto fue solo durante un tiempo, porque mis padres ahora actúan de la misma forma con ambos, digamos que mi hermano suele asustarse si mi madre grita, cuando lo hace, de inmediato empieza a gesticular y a hacer gestos con la boca o pestañea de forma intermitente, como lo hacen los semáforos cuando están estropeados. En el caso de que mi madre me chille, no es que me guste, en realidad, no me gusta nada, pero puedo entender o saber los motivos por los que me está regañando. De todos modos, sigue sin gustarme así que una vez, hablé con ella y le dije todo lo que sentía , ella me contestó que en ocasiones los padres también se equivocan y que en lo sucesivo intentaría buscar una solución que no me hiciera sentir tan mal y no me refiero a que todas las madres chillan de vez en cuando, sino a que sentía que estaban siendo injustos conmigo con respecto a mi hermano. Es decir, que si ahora mis padres me regañan, lo hacen de la misma forma que hacen con Lot. Ambos tenemos las mismas normas y las mismas responsabilidades

Claro que cuando discuto con Lot o él conmigo o incluso peleamos por algo, (¿Quién no discute con su hermano?)..., la regañina es para ambos. Mis padres tienen por norma no interesarse en quien empieza la discusión o en quien la acaba, si peleamos, sabemos que nos regañarán a los dos.

Hace unos días, me tocaba el turno para jugar con la Game Boy , mi madre es algo tacaña y se niega a comprar dos, además dice que es importante que sepamos compartir...bueno, el problema fue que Lot se empeñó en que quería empezar a jugar. En ocasiones es bastante cabezón.... se puso a llorar y eso me hizo sentir muy mal, así que le dije que le dejaba mi turno de inmediato, dejó de llorar..., pero mi madre dijo que no debía darle mi turno y que siguiera jugando..., otra vez Lot llorando..., entonces, mamá se sentó junto a él y le dijo que todas las personas debemos aguardar nuestro turno para hacer las cosas y que cuando ella va a comprar a la tienda, debe esperar a que atiendan a las personas que han llegado antes que ella, porque si no lo hace, esas personas podrían enfadarse muchísimo..., pero Lot erre que erre con que "La vida es dura" (frases que memoriza de la televisión y luego las aplica a situaciones en las que se identifica....de hecho, seguro que esa frase la escuchó en un momento en el cual el personaje que la dijo se sentía triste, y como Lot no sabe decir que se siente triste dice "La vida es dura" o también "Quiero dormir")..., claro que mamá no se dejó convencer y volvió a atacar diciéndole... ¿ Cómo te sentirías tú si ahora te toca el turno para jugar y se lo dejo a Luis?"... - muy mal- respondió mi hermano.

- Entonces deja de llorar y ponte a hacer otra cosa hasta que tu hermano termine su turno..., después de un rato, Lot dejó de llorar, se levantó del sofá y fue a poner un video de Oliver y Benjuí.

En el caso de que cuando yo juego él quiera mirar, sabe que cuando él lo haga también deberá dejarme mirar. Lot, aprende las normas rápidamente y las aplica con absoluta honestidad, una de las cosas que más me sorprende de él es que nunca hace trampas, claro que a veces tengo que dejarle ganar para que no se sienta tan mal, sobre todo jugando al fútbol, pero últimamente ha mejorado mucho y mete unos balonazos bastante fuertes, eso sí, sabe de memoria casi todos los jugadores de fútbol que hay, a qué equipo pertenecen, la posición en la que juegan y el número que llevan. Lot tiene una memoria extraordinaria..., he descubierto que si lo animas y motivas, puedes introducirlo en nuevos temas que despierten su interés, por ejemplo, lo del fútbol es nuevo, porque antes lo detestaba, y a pesar de que muchas veces no quiere jugar y si lo hace solo quiere ser portero, capta la atención de muchos niños por los conocimientos que tiene. Pero ya me he desviado otra vez del tema..., así que volviendo a la Game Boy... Por una parte, que mi madre hiciera ver a Lot que debe cumplir las mismas normas que cumplo yo, me hizo sentir muy bien, pero por otra, sé que a mi hermano le cuesta mucho entender ciertas cosas. Aunque mis padres dicen que si animamos a Lot a ser flexible poco a poco podrá ir adaptando su conducta, ya que posee una mente rígida. Hay términos muy complicados que tienen que ver con el autismo, por ejemplo, el de "Mente rígida", que significa que los niños con síndrome de asperger casi nunca se ponen en el lugar de otros, no porque sean insensibles, sino porque no entienden casi nada de las emociones de los demás e incluso de las suyas propias. Por eso, les es tan complicado resolver situaciones que otros niños resolvemos con facilidad o ceder ante cambios imprevistos o cambiar de planes... Por ejemplo, Lot solo quiere jugar al fútbol en el frontón que hay en el pueblo, así que en el caso de que esté ocupado por otros niños se enfada mucho y no quiere jugar en otro sitio, como la plaza. Sin embargo, si ve que yo lo hago y que no doy importancia a su enojo, se muestra más flexible y se pone a jugar conmigo.

Loti, casi nunca habla de las cosas que siente, para él, es sencillo hablar de sus pensamientos, pero no de sus sentimientos, en realidad, por sus gestos, es sencillo descubrir cómo se siente, pero quien no lo conoce nunca advierte cuándo está triste o se siente mal. Ahora, ha aprendido a identificar nuevas emociones, como la culpa y la vergüenza, creo que a medida que se haga mayor podrá adquirir nuevos conceptos que le permitan manejar mucho mejor el mundo emocional que es el que guía nuestra conducta. Desde hace algún tiempo, suele decirme lo mucho que me quiere y eso me hace sentir especial, sobre todo, porque no es frecuente que mi hermano diga frases así o que abrace a alguien voluntariamente, creo que la única persona a la que Lot abraza además de a mi, a la Tata y a mis padres es a Pilar Martín, ¡ah! me olvidaba de Don Manuel, el sacerdote del pueblo en el que vivimos y al que Lot admita tanto.

No es fácil crecer pensando que tus padres quieren más a tu hermano que a ti, pero es lo que mas de una vez suelen pensar los hermanos de niños con Síndrome de Asperger. Por eso quiero decirles que pensar así no tiene nada que ver con la realidad y que nuestros padres nos quieren lo mismo que a nuestros hermanos. Sin embargo, debemos de comprender..., ¿cómo se sentirían ellos en el caso de que fuéramos nosotros quienes tuviéramos el síndrome de Asperger? Mi hermano Lot tiene unas dificultades que yo no tengo, y por las que necesita mucho más ayuda que yo, digamos, que yo puedo hacer mis deberes solo y el no, o que yo aprendí a distinguir lo que es correcto de lo que no sin que nadie me lo enseñara y él no. No soy de que mi hermano sea diferente, en realidad, nadie tiene la culpa de que lo sea, pero tampoco puedo olvidar o ignorar que sus necesidades están ahi y que si no recibe la ayuda que necesita mis padres le estarían fallando... Si fuera yo quien tiene el síndrome de asperger, estoy seguro de que mi hermano sería tan comprensivo como ahora intento ser yo. Por unos instantes cerremos los ojos y pensemos que somos nosotros quienes caminamos con las deportivas de pega pega de Lot..., no es nada fácil ser un niño con síndrome de asperger y tampoco es fácil ser un hermano de un niño con síndrome de asperger..., pero es mucho más complicado ser padres de ambos..., intentar complacernos a ambos, intentar que seamos felices ambos..., así que ahora estoy convencido de que mis padres nos quieren igualmente a los dos y que no debo sentirme resentido o celoso... Bueno, espero que otros niños que tienen hermanos con síndrome de asperger comprendan lo que intento decirles, y que no estén siempre enojados con sus padres por todas estas cosas..., o que culpen a sus hermanos con autismo de ser la causa de sus problemas. Culpar a otros de la forma en la que nos comportamos no es correcto, tampoco es correcto que siempre intentemos que otros nos comprendan solo por ser niños, pero que no comprendamos a nuestros padres y los muchos esfuerzos que deben hacer para procurar que todos sus hijos sean felices. Creo que Lot es más débil que yo, no en su fuerza, sino en las cosas que necesita hasta que llegue a ser un adulto y pueda desenvolverse en la vida con las suficientes recursos cuando mis padres no estén, creo que por eso , mis padres intentan hacer todo lo que pueden por conseguir su progreso.


_____________________________

Capítulo V

Una vez, Lot me dijo que no quiere ser diferente y eso me hizo sentir verdaderamente mal. Antes, no me gustaba hablar mucho del síndrome de Asperger, en realidad, creo que esto me pasaba porque tenía miedo de que lo mismo que le ocurría a Loti, me ocurriera a mí. Todo cambió cuando Pilar Martín, me dijo con claridad que yo no tengo el síndrome de Asperger..., saberlo, me ayudó a cambiar de actitud. Tener miedo es algo complicado, pero a los niños, casi nunca nos gusta decirlo, porque desde pequeños, nuestros padres nos dicen que debemos de ser valientes o machotes..., creo que en ocasiones es bueno no ser tan valiente y expresar lo que sientes con sinceridad y también creo que muchos hermanos de niños con síndrome de asperger evitan tocar el tema porque sienten miedo y no se atreven a decirlo. La sociedad impone cosas absurdas a los niños, por eso, creo que las cosas deberían cambiar.

Este curso, está siendo especialmente difícil tanto para mí como para Lot. No me resulta sencillo haber dejado una pequeña escuela rural para adaptarme a un instituto con demasiados niños..., me gustaría hacer más amigos y sobre todo, tener la facilidad y habilidad de hacerlos..., ser aceptado en el grupo es algo que me preocupa. Sobre todo, porque no soy la clase de chico que llama la atención, digamos, que no soy popular. Antes, no me gustaba leer porque mis padres siempre elegían para mi, libros que me aburrían mucho, claro que eso cambió cuando cayó en mis manos " El código da Vinci "... He leído casi todos los libros de Dan Brown y los de Stephen King , también me gustan mucho los de Ken Follet , la biografía de John Nash me pareció estupenda, también la casa de los espíritus y el curioso incidente del perro a la medianoche, que es un libro maravilloso en el que descubrí a un adolescente con síndrome de asperger de lo más fascinante. Mi favorito, sigue siendo "El cazador de sueños"..., que narra la historia de un chico con síndrome de down y sus amigos. Bueno, en realidad me gusta leer toda clase de libros, aunque nunca lo digo (esta vez es una excepción), cuando dices cosas así, los adultos opinan que eres presuntuoso y que vas por ahí dándotelas de listillo..., y los niños piensan que eres tonto. Es extraño que en ocasiones me sienta avergonzado por cosas de las que otros se sienten orgullosos, pero es la realidad.

Para Lot, tampoco está siendo fácil adaptarse a tantos cambios: una nueva maestra, una nueva escuela (la anterior estaba en el ayuntamiento hasta que hicieron una nueva), y ningún otro niño de su edad con el que jugar, pero sé que esta es una nueva etapa..., así que espero que para ambos el futuro sea mejor. Me gustaría conocer a otros hermanos de niños con síndrome de asperger, imagino que para ellos, tampoco es fácil adaptarse a que ciertas cosas sean diferentes. Sin embargo, creo que para mi, ser amigo de Lot hace más sencillo todo.

Hace poco leí el diario de Ana Frank... Ana, escribió su diario cuando tenía trece años y también tenía muchos problemas, como vivir escondida junto con su familia durante la ocupación Alemana en Holanda. Lo que más me impresionó de todo lo que Ana escribió en su diario, es que a pesar de todas sus dificultades, seguía creyendo que las cosas mejorarían. Por eso, ahora sé que cada quien tiene sus propias dificultades, incluso los niños. Claro que los adultos piensan que los niños no tenemos problemas y que todo en nuestras vidas debe ser normal y feliz, pero se equivocan. Algunos hermanos de niños con síndrome de asperger tienen problemas, por ejemplo, muchos se sienten culpables de lo que les ocurre a sus hermanos, otros se sienten incómodos por cómo se comportan sus hermanos, otros piensan que sus padres no les quieren lo mismo que a sus hermanos..., otros no quieren hablar del tema..., muchos padres saben que estos problemas existen y desean resolverlos, pero no se atreven a hablar de lo que ocurre con sinceridad y sin discutir o nunca tienen tiempo, o siempre están ocupados con sus propios problemas. Creo que en ocasiones, los padres piensan que solo ellos tienen problemas, pero no es verdad, los niños también los tenemos, sentimos miedo, angustia, confusión, malestar..., nos preocupa lo que puedan pensar nuestros amigos o la gente que nos rodea respecto a lo que le ocurre a nuestro hermano, nos molesta que nos miren de reojo y que hagan comentarios poco apropiados..., antes, me preocupaba mucho lo que mis amigos pudieran pensar de Lot, ahora, sé que mis verdaderos amigos nunca le rechazan y jamás se burlan de él, de ser así , creo que no serían verdaderos amigos. No pienso prescindir de la compañía de mi hermano solo porque otros no sepan comportarse con respeto y amabilidad. No es que vaya a todas partes con él, pero somos amigos y para mí, eso es primordial. Ser parte del grupo es algo que me inquieta, pero no tanto como para que otros me impongan condiciones. La amistad no tiene nada que ver con condiciones, sino más bien con compartir... No quiero que Lot vuelva a decir que no quiere ser diferente, porque todos lo somos..., ser diferente no es algo malo, ser diferente es algo de lo que nadie se debe de avergonzar.

A Lot, no le gustan los cambios, para él, algo tan normal como que un profesor enferme y acuda otro en su reemplazo puede ser un verdadero problema. Es evidente que todas estas cosas nadie las sabe hasta que alguien te las explica o lees algún libro sobre el síndrome de asperger. Durante toda la primaria, tuvimos un profesor distinto cada curso, a mí, me resultó sencillo adaptarme a que cada uno de ellos tenía una forma distinta de trabajar, sin embargo, esto no sucede con Lot. Cuando él empieza a adaptarse, el curso está a punto de finalizar y nuevamente el ciclo vuelve a empezar. Claro que es una suerte que Carmen y Ernesto lleven varios años trabajando con él..., ambos son especialistas y conocen muy bien a mi hermano, le enseñan muchas cosas y le ayudan a adquirir un buen número de habilidades sociales que él necesita para el futuro. Lot, les tiene mucho cariño y creo que cuando tenga que ir al instituto les echará de menos y siempre les recordará.

Una vez, nos trasladaron al pueblo vecino para una jornada de convivencia escolar. Desde luego, varios días antes de que esta se llevara a cabo, mi madre preparó a Lot anticipándole que todos iríamos al colegio vecino en un autobús. Mis padres, dicen que es importante anticipar a Lot cualquier cambio importante en su rutina habitual, porque de lo contrario, se siente confuso y con seguridad se negará a cooperar. Lot, no entiende los cambios, siempre sigue la misma rutina porque eso le hace sentir seguro. Por ejemplo; para ir y volver del colegio siempre debíamos hacerlo por el mismo camino, esto hacía que yo me enojara mucho, ya que mi hermano deseaba volver conmigo, pero no admitía que lo hiciéramos por otro camino que no fuera el habitual. Claro que yo no sabía que los cambios le asustan y que su negativa no se trataba solo de un capricho o de pura cabezonería. Ahora, Lot sabe que hay varios caminos distintos por los que puede volver del colegio y que puede emplear cualquiera de ellos, pero esto no lo entendía cuando era más pequeño..., pero volviendo a la jornada de convivencia... Aquel día, fuimos tranquilamente al pueblo vecino. En realidad y al regresar, estaba convencido de que mi hermano había pasado un día estupendo, no obstante, se veía nervioso, gesticulaba y lloraba sin motivo-. Entonces, mis padres me dijeron que a pesar de haberle preparado para el cambio, Lot tuvo que enfrentar una situación nueva con muchos más ruidos y muchos más niños. La siguiente jornada fue en diciembre..., hicimos una función navideña y cuando esta terminó tuvimos una merienda..., pero mientras comíamos, Lot desapareció. Después de un rato, lo encontré jugando solo en la arena que había extendida en la parte trasera del patio de la escuela..., no le dije nada, sé que en ocasiones, necesita pasar un tiempo a solas, sobre todo, cuando hay demasiados ruidos. Luego, volvió a reunirse con el grupo, pero solo como observador. La verdad es, que estaba mucho más interesado en regresar a casa que en disfrutar de la merienda, ya que en el intercambio de regalos, otro niño le había obsequiado unos tractores en miniatura.

También es frecuente que cuando a Lot algo le sale mal, se enoje mucho, digamos que nunca dice lo que le ocurre o porqué está molesto, en vez de esto, se pone a relatar cosas que le molestaron hace mucho tiempo, como por ejemplo: que en cuarto curso había un niño que siempre se estaba metiendo con él y haciéndole de rabiar. Creo que para él, aun sigue siendo complicado todo aquello que tenga que ver con expresar sus emociones..., sin embargo, poco a poco lo va consiguiendo y eso es muy importante para todos nosotros.

En conclusión, creo que ser diferente es un problema si lo asumes de forma negativa..., aunque creo que ser siempre negativo si es un verdadero problema..., Lot y yo tenemos dos gatos, uno de ellos es inquieto y siempre está haciendo travesuras, el otro, muy por el contrario, es calmado, y no le gusta mucho jugar, así que mi hermano suele decir que es un gato aspie , para él, es maravilloso tener el único gato aspie del mundo. Espero, que en el futuro todas las personas seamos mucho más comprensivas y que no estemos dando el tostón con cosas que siempre decimos, pero que nunca hacemos..., creo que esta es una de las cosas más fascinantes de los niños con síndrome de asperger y de las que quienes no lo somos, deberíamos de aprender, hay muchas cosas que podemos aprender de ellos, como por ejemplo, que siempre son sinceros, honestos y no hacen trampas.

Creo que ahora comprendo mejor lo que Ana Frank escribió en su diario respecto a la bondad, ella, murió a los quince años, pero siempre siguió creyendo que la crueldad no tenía sentido y nunca perdió la esperanza de que el futuro fuera mejor.

___________________________

Capítulo VI

Me gustan los enigmas. Creo que es mucho más interesante leer una historia repleta de enigmas por descubrir a otra que no los tenga. Mientras leo, barajo dos o tres posibilidades que resuelvan el enigma y luego los compruebo cuando llego al final. Si no acierto, repaso el mismo libro dos o tres veces hasta encontrar algún detalle que pasé por alto y que me sirve como clave para replantearme el enigma, y sobre todo, para no tener esa sensación de desconcierto que siempre me queda cuando leo algo y no entiendo nada.

Cuando estoy con mi hermano tengo la misma sensación. Lot, es como una enorme biblioteca llena de libros enigmáticos -todos los niños con síndrome de asperger, autismo o cualquier otro TEA lo son- libros que aguardan silenciosamente en sus estanterías a que alguien los descubra y lea.

En su libro "Comprender a los niños con autismo y/o síndrome de Asperger", Peter Szatmari dice "Que los padres de niños con TEA, necesitan disponer de un pasaporte que les permita entrar en ese país extranjero que es el de una mente diferente. Necesitan disponer de un libro de códigos que les permita entender el lenguaje enigmático y contradictorio en el que se expresan."

Bien, en su dedicatoria mi madre había escrito: "Convertirnos en intérpretes puede llevarnos años. En este largo camino de luces y sombras, debemos escuchar la voz de nuestro corazón. Desde pequeño, has vivido una experiencia única, yo, me hice una intérprete, por el contrario, tú naciste con el don de la interpretación, puedes captar de forma natural lo que a mi me supuso un largo y paciente aprendizaje. Posees la capacidad innata de ver el mundo a través de los ojos de esos niños a los que no muchos comprenden, y eso, es una bendición."

No estoy muy seguro de que muchos chicos de mi edad estén interesados en descifrar enigmas, lo cual me convierte en un chico "poco guay". De lo que si estoy seguro es del gran interés que siento por la conducta, los símbolos autistas y el lenguaje secreto con el que mi hermano Lot se comunica. Gracias al tiempo que paso con él, he aprendido a leer que detrás de cada conducta, cada gesto, de sus rutinas, berrinches, ruiditos e incluso palabras, están sus deseos, sentimientos, estados de ánimo, lo que piensa, lo que siente, lo que desea.

Imagino que muchas personas que no han leído nada sobre el autismo, ignoran que el lenguaje no verbal es la única forma con la que muchos niños autistas -especialmente los que no han adquirido el lenguaje- se comunican. Lot, no habló hasta los seis años. Yo soy dos años mayor que él, así que la peor parte se la llevaron mis padres y el propio Lot: Mis padres, porque estaban confusos y buscaban desesperadamente respuestas que nadie les daba, y Lot, porque aunque no hablaba, nunca ignoré que nos entendía perfectamente, por lo tanto, el problema era que nadie conseguía comprenderle.

Unos decían que era un chico mimado, otros que sobreprotegido.... lo cierto es, que mientras todos opinaban, mis padres se dejaban llevar solo por su intuición. Mi madre, había pasado gran parte de su infancia con una prima sorda, por lo tanto, tenía ciertas nociones del lenguaje de signos y la comunicación no verbal, pero no estaría segura de lo que ocurría hasta dos años después, cuando diagnosticaron a mi hermano con el Síndrome de Asperger. Tampoco yo sabía nada del S.A, ni apreciaba que mi hermano fuera diferente del resto de niños, excepto porque odiaba que le cortaran el pelo con la maquinilla eléctrica, porque no le gustaban los abrazos, porque le asustaban algunos ruidos, porque se enfadaba cuando movían sus cosas de lugar o porque la primera palabra que dijo fue "Chansey", que es el nombre de un Pokémon. Claro, que mis padres no tenían idea de quién demonios es Chansey, y por casualidad lo descubrieron cuando se los dije. La primera palabra de Lot fue todo un extraño y feliz acontecimiento, y digo extraño, porque mis padres estaban convencidos de que la primera palabra de un niño debe ser "papá" o "mamá", pero jamás "Chansey". Ahora, ellos piensan que los padres de niños TEA nunca deben esperar que sus hijos hagan o digan las mismas cosas que el resto de niños. Lo curioso es, que dos meses después, Lot hablaba sin ninguna dificultad. Sin embargo, para él, muchas palabras tienen un significado distinto del que tienen para otros niños. Por ejemplo, él emplea la frase "Quiero dormir" cuando quiere decir que se siente triste.

De esto se trata el lenguaje enigmático y contradictorio del que habla Szatmari en su libro y hay tres razones que pueden explicarlo: primero, Lot no piensa con palabras, lo hace con imágenes. Si le pides que escriba lo que está pensando cuando escucha la palabra alegría, dibuja un gato. Si le dices que escriba lo que está pensando cuando escucha la palabra angustia, dibuja una tormenta con rayos y truenos. Segundo: Lot no entiende los conceptos abstractos porque no tiene imágenes de ellos. Tercero: para comprender conceptos abstractos, Lot los relaciona con imágenes o símbolos.

Cada niño autista o con S.A. posee su propio código de comunicación, lo que para unos significa una cosa, para los demás, puede significar otra. En principio, es difícil comprender -incluso absurdo- que una frase como "Quiero dormir", no signifique "Tengo sueño", sino "Estoy triste"... Lo cierto es, que Lot y un buen número de niños como él, asocian o relacionan el sentimiento que experimentan al ver u oír determinadas imágenes, palabras o frases que memorizan y luego emplean para expresarlos.

Mirando los videos de dibujos animados que mi hermano siempre veía -los que le gustan los ve de forma repetitiva- vi un capítulo en el que Sin Chan decía "Quiero dormir", posiblemente, en ese momento Lot se sentía triste... y posiblemente, no sabía como expresar -de forma hablada- sus sentimientos de tristeza, por lo tanto, asoció su propia experiencia al momento preciso en el que Sin Chan dijo "Quiero dormir". Sin darme cuenta y por pura casualidad, había descifrado mi primer código, a partir de entonces, la fascinación que siento por los símbolos autistas ha hecho que me interese mucho más por el pensamiento asociativo. Sin embargo, ignoraba los motivos por los que para expresar sus sentimientos, Lot los asociaba con palabras y con sonidos. Por ejemplo, él siempre emplea la palabra "Perro" cuando quiere decir "Miedo", porque fue precisamente eso lo que sintió cuando hace un tiempo, un perro enorme lo persiguió con la intención de quitarle el bocadillo que llevaba en la mano. No fue fácil descubrirlo, en realidad, me tomó un buen tiempo interpretar un segundo símbolo. Buscando a nuestro gato, y cincuenta metros antes de llegar a una granja custodiada por varios perros, Lot se puso a llorar, temblaba como una hoja y se negaba a seguir andando en esa dirección. Cualquier otro niño sin sus dificultades -yo mismo- hubiera dicho "No quiero seguir andando porque ahí cerca hay perros", pero aunque Lot hablaba perfectamente, no podía explicar porqué lloraba o lo que estaba sintiendo. Afortunadamente, recordé el incidente del perro, y de inmediato le pregunté: ¿Es por el perro? -él, contestó- "SI". Cuando volvimos a casa y después de que se hubiera calmado, conseguí interpretar un tercer signo mucho más importante que los dos anteriores, a través de un dibujo que hice del perro y debajo del cual escribí "¿Qué sientes al verle?, la respuesta de Lot fue "Miedo".

Nunca me ha sido extraño que cuando Lot se sentía feliz, imitaba el chillido de las gaviotas, lo sabía, porque al hacerlo sonreía y daba palmitas -dos signos evidentes de felicidad- Sin embargo, por más que rebuscaba en mi memoria, no encontraba el momento exacto en el que asoció su propia emoción al chillido de las gaviotas, De hecho, no había visto ninguna, excepto en algún documental sobre aves. Me irritaba no tener ni idea de dónde venía esa asociación, y estaba deseoso por encontrarla. Poco después, en una ocasión en la que jugábamos en la puerta de casa con un buen montón de arena, escuché unos chillidos exactamente iguales a los que hacía mi hermano, de inmediato, él se puso de pie y señaló hacia arriba; Una bandada de grullas perfectamente ordenadas, formando una ‘V' cruzaban el cielo. Mi padre dijo que volvían de África, y que cuando acabara el buen tiempo volverían a migrar. Entonces, supe que Lot asoció el grito de las grullas con la proximidad del verano, las vacaciones o salir a jugar con su montón de arena, con una sensación de alegría y bienestar. Ahora, cada vez que las grullas cruzan el cielo en busca de un lugar cálido, sé que para mi hermano, significan "Felicidad".

Tenía 3 palabras: tristeza, miedo y felicidad, pero ¿Qué tenían en común todas ellas?

1.- Las tres expresaban sentimientos. 2.-Las tres eran sustantivos. 3.- Las tres eran sustantivos abstractos que hacían referencia a ideas que no tienen existencia material o palpable, sé lo que es la tristeza, y lo que representa, pero no la puedo ver o tocar. Sé lo que es y representa el miedo, pero no lo puedo tocar o ver. Cuando pienso en las palabras TRISTEZA, MIEDO O FELICIDAD, represento mentalmente esa mismas palabras tal y como se deletrean, pero cuando lo hace mi hermano, representa mentalmente una frase que aprendió y memorizó de los dibujos animados, un perro y unas grullas chillando. Lo que significa que Lot, necesita convertir conceptos o ideas abstractas en imágenes o símbolos. Es decir, que piensa con imágenes. Lot, tiene muchas dificultades para analizar morfológicamente una oración, reconoce los sustantivos inmediatamente, siempre que no sean abstractos, sin embargo, le cuesta mucho reconocer pronombres, artículos, adverbios, adjetivos, conjunciones, preposiciones y verbos porque no tiene imágenes de ellos.

Descifrar la mente de Lot, ponerme en su lugar, interpretar lo que puede estar pensando, sintiendo o deseando, hace que todo sea mucho más sencillo. Comunicarme con él, no solo es una cuestión de lenguaje hablado, de lo que dice, más bien de lo que no dice o de lo que quiere decir.

Por ejemplo, cuando se siente disgustado, Lot nunca lo dice, en cambio, empieza a recordar todas las cosas o situaciones que le han hecho sentir así, y las descarga de su archivo de memoria a la velocidad de un rayo. De no ser porque le conozco lo suficiente para saber lo que piensa, cortarle el rollo y preguntarle directamente "¿Porqué estás tan disgustado?", su archivo de memoria seguirá descargando información hasta llegar a sus primeros recuerdos y confundir a todos los que están escuchándole. Antes, no comprendía los motivos por los que siempre recurre a su interminable secuencia de descargas con las que me bombardea sin tregua cuando algo va mal. Quizás, porque no le prestaba demasiada atención, o porque me irritaba que siempre estuviera quejándose por cosas que debería haber olvidado..., a medida que Lot hablaba, se irritaba mucho más, y al final, terminaba llorando. Sin embargo, nunca decía con claridad lo que le estaba pasando. Cuando empecé a prestarle más atención, me di cuenta de que todas sus descargas estaban clasificadas en archivos o carpetas, por ejemplo: "Cosas que me han hecho sentir profundamente disgustado", "Cosas que me han hecho sentir decepcionado", etc…

Ayer, por ejemplo, al salir del instituto lo noté algo raro. Como es habitual en él, se mantuvo sereno hasta que llegamos a casa. Sé que estaba nervioso porque no dejaba de pestañear, gesticular y tenía esas ojeras púrpuras que siempre se le forman debajo de los ojos cuando está angustiado. Durante todo el trayecto que hacemos diariamente en autobús desde el instituto hasta el pueblo en el que vivimos, no dijo nada. Lot es como esas ollas de presión que usa mi madre para hacer el cocido, no libera el vapor hasta llegar a casa.

Para colmo, durante los recreos estuve en la biblioteca, quiero decir, que los diez minutos que duran cada uno de ellos, los pasó solo, sentado en una banca que hay cerca de su aula, lo que sin duda, elevó mucho más su nivel de ansiedad. Tal y como esperaba, no más hubimos llegado empezó la descarga de archivos: que si una vez fulanito le pegó, que si otra vez nuestro gato desapareció, que si Pepito Pérez y su grupito de amigos "Guays" le llaman subnormal, que si un gracioso tiró un petardo dentro de su clase, que si dos compañeros le escondieron la mochila, que si otros lo encerraron en el servicio... y hubiera seguido su descarga de no ser porque le pregunté ; "¿porqué estás tan disgustado?" entonces, la descarga se detuvo y me contestó "Porque ya no tengo ningún amigo".

Lot, estaba decepcionado y especialmente disgustado por la repentina actitud de rechazo que últimamente tenía hacia él quien hasta hace dos semanas había sido su mejor amigo. No estoy del todo seguro de que la actitud de ese chico sea de cosecha propia, sino más bien de su nuevo grupito de amigos "Guays" a los que sigue y venera hasta el punto de haber perdido la capacidad de pensar por si mismo y haberse integrado de buena gana en el pensamiento guay del grupo, que considera a mi hermano una especie de bicho raro, y que no pierden ocasión de hostigarle, o burlarse de él, pero la ‘cretinez' de algunos no tiene mucho que ver con este capítulo y la trataré más adelante. En definitiva, Lot asocia un sustantivo abstracto como "Disgusto" o "Enfado" a una secuencia de hechos que le han producido esa sensación de malestar y que no tiene la habilidad de expresar por medio de palabras.

Ser un intérprete, se trata básicamente de descifrar símbolos autistas, de información y de aprendizaje. Ni por asomo habría sido capaz de entender conceptos como el pensamiento asociativo, de no ser porque antes había aprendido otros conceptos básicos acerca del autismo, En realidad, los libros están llenos de ellos, pero son demasiado técnicos y mucha gente no los comprende. Tampoco yo lo hacía, por este motivo, pronto se aburren. Dice mi madre, que con frecuencia, también los especialistas emplean demasiados tecnicismos y que más de una vez tuvo ganas de decirles que ya está bien de presuponer que cuando hablan, los padres que tienen en frente y que les quedan mirando con cara de no estar entendiendo nada, saben de antemano que "Interacciones sociales" es la forma en la que los niños TEA se relacionan con otros, o que "Dispraxia" significa que los niños TEA no coordinan sus movimientos, y por eso, caminan o corren de una forma peculiar o que "Estereotipias motoras", son los movimientos involuntarios, como aleteo de manos, parpadeos, o muecas que suelen tener los niños TEA cuando están ansiosos. Desde pequeño, mis padres pusieron mucho empeño en transmitirme todo aquello que aprendían, que me explicaran una y otra vez todas estas cosas que en un principio me parecían aburridas, me ha sido útil y me sigue siendo útil para interpretar la conducta de Lot. Pasar mucho tiempo con él, es sin ninguna duda, lo que sigue haciendo el resto. Pero, me he desviado mucho del tema, y probablemente os estéis preguntando porqué mi hermano descarga su archivo "Cosas que me hicieron sentir disgustado" en vez de hacer algo tan fácil como decir "Estoy disgustado"... Lot y todos los niños TEA o con Síndrome de Asperger, tienen verdaderas dificultades para hablar de sus sentimientos. Muchas personas creen que los autistas no tienen sentimientos, pero no llevan razón. Las personas con autismo tienen sentimientos, su problema es que no saben expresarlos, hablar de ellos. Tener un hermano con autismo no tiene nada que ver con lo que la mayoría de gente imagina: no son autómatas, ni viven balanceándose las 24 horas del día, no son extraterrestres ni tienen la piel verde, no son agresivos ni representan ningún peligro para otros, no contagian a nadie, ni son tontos ni estúpidos, ni subnormales, ni cualquier otra estupidez semejante, no son insensibles ni incapaces de sentir tristeza o dolor. En ocasiones, Lot escribe acerca de sus sentimientos, para él, es mucho más sencillo escribir que hablar de ellos. Algunas tardes, pasamos mucho tiempo cruzándonos notas del tipo preguntas y respuestas, las preguntas deben ser concretas. Si le pregunto "¿Qué te pasa?", él contestará "Nada" , se quedará pensativo o descargará el archivo que se corresponda con la situación, pero no dirá con exactitud lo que le pasa, por el contrario, si concreto un poco más y lo hago por escrito; ¿Qué te ha pasado hoy en el colegio?", si lo hará.

En casa, nunca damos por sentado que Lot sabe las mismas cosas que otros niños de su edad. De hecho, los niños TEA no tienen ni idea de cómo deben jugar con otros niños. Esto significa que son sus padres, amigos o hermanos quienes deben explicárselos. Claro que con frecuencia, algunas personas piensan que el hecho de que mi hermano no entienda cosas tan básicas como la forma en que se juega al escondite, solo se trata de ñoñería, o mucho peor, de que es tonto. Para mi, tontas son las personas que hacen tonterías, por lo tanto, yo podría pensar que esas personas son tontas, verdaderamente tontas o tontas de remate...

Muchas tardes, Lot y yo, repasamos juntos algunas reglas básicas para jugar al fútbol y las anotamos en su cuaderno de cosas importantes.

1.- Pasar el balón a los integrantes de tu equipo -no a los del contrario- porque si lo haces, ganarán el partido.

2.- Meterás gol en la portería del equipo contrario -no en la tuya- porque si lo haces, es posible que nos persigan hasta casa para darnos unos cuantos capones.

3.- Está bien que el equipo ganador lo celebre dando saltos de alegría, haciendo bobadas, aplaudiendo o abrazándose..., cuando estamos contentos hacemos todas estas cosas, sobre todo, si ganamos un partido.

4.- No es malo que el equipo perdedor se sienta decepcionado, pero no enfadado. No es correcto que el equipo perdedor insulte a los chicos del equipo ganador. Lo importante es participar, disfrutar y divertirse.

Debajo del punto 4, Lot escribió: -La abuela se enfadó mucho cuando perdió el concurso de disfraces, su disfraz era genial, pero mi madre dijo que solo a ella se le ocurre disfrazarse de dinosaurio en pleno verano... La abuela se enfadó mucho más cuando a punto de asfixiarse por el calor, lanzó la cabeza del dinosaurio que fue a parar a la cabeza del concejal de fiestas..., la descalificaron..., le dieron a Kika el premio al mejor disfraz por ir vestida de Vilma Pica Piedras, la abuela le quitó el megáfono al concejal de fiestas después de llamarle "atontado" , y dijo delante de todos que Kika tenía más aspecto de Pedro que de Vilma Pica Piedras..., y que si le dieron el premio solo fue por ser cuñada del concejal de fiestas, y que para ganar no le hacía ninguna falta ponerse esa horterada de disfraz llevando encima uno propio...

Lot, podía haber escrito "Tengo derecho a sentirme enfadado cuando pierdo" o "Yo también me enfado, sobre todo cuando se meten conmigo", sin embargo, empleó su descarga de archivos, solo que esta vez abrió la carpeta "Cosas que han hecho sentir disgustada a la abuela", quiero decir, que lo que él quería transmitirme es que en ocasiones, todos, incluso la abuela, se ‘cabrea'. De cualquier forma, creo que haber aprendido algunas reglas básicas del juego en equipo le ha ayudado mucho, ya que ha dejado de hacerse auto goles, tiene muy claro a quién debe pasarle el balón, y defiende bastante bien su portería. La verdad es, que aunque Lot no destaca jugando al fútbol, tiene una especial habilidad para parar balones. En la portería, no tiene que cansarse corriendo de un lado para otro y evita la angustia de estar permanentemente pendiente de a quien le pasa la pelota. Claro que no fue eso lo que pasó en uno de los partidos que jugamos con un grupo de niños.... de pronto, me di cuenta de que Lot había abandonado su portería y no estaba por ningún lado, busqué por todas partes y al no encontrarle, de inmediato me temí que hubiera vuelto a casa. Salí corriendo y al llegar, lo vi sentado tranquilamente en el sofá, con su habitual aire distraído, sudando a chorros y con expresión cansada. Cuando recobré el aliento, le pregunté "¿qué haces aquí?, me has dado un buen susto."

-Se descansa en casa- contestó como si mi pregunta le confundiera y empezó a pestañear.

-Lo has hecho muy bien- dije intentando tranquilizarle, y empecé a preguntarme qué razones tenía Lot para haber abandonado el partido repentinamente y sin decir nada. Repasé mentalmente cada uno de los detalles que quizás en un primer momento no tuve en cuenta, pero no encontré nada, ni una sola pista que me sirviera para descifrar el enigma. Entonces, recordé el episodio del escondite (olvidé decirle que si después de esconderse cuenta hasta veinte y nadie lo encuentra, debe salir de su escondite) y de inmediato, supe que nuevamente había pasado algo por alto... No le había dicho que mientras no acabe un partido, los porteros nunca deben dejar su portería, excepto durante el descanso, así que cuando lo hice, me contestó que eso es lo que había hecho.

Cualquiera podría pensar que Lot me tomaba el pelo, pero no es así…, los niños con síndrome de asperger entienden el lenguaje literalmente, por lo tanto, él había dejado su portería cuando se sintió cansado, es decir, durante el descanso. Para recordárselo, anoté en su cuaderno de cosas importantes "No es correcto abandonar la portería mientras dure un partido, excepto durante el descanso entre el primer y el segundo tiempo, o cuando te encuentres enfermo"... a continuación, él escribió : -La abuela abandonó el concurso de disfraces, no hubo descanso, ni se encontraba enferma, nadie se preocupó y nadie se enfadó- excepto ella misma, porque mamá se estaba riendo muchísimo, y porque Kika ganó el premio al mejor disfraz, pese a que tenía un disfraz verdaderamente espantoso- y nadie le dijo nada.

YO: No abandonó..., fue descalificada, todos los amigos de Kika la abuchearon. Rectificación: el árbitro también puede pedirte que dejes la portería.

LOT: Entonces, ¿porqué la abuela se enfadó tanto cuando la descalificaron?

YO: ¿Acaso has olvidado que casi se asfixia con la cabeza del dinosaurio? Estar a punto de morir por asfixia puede considerarse casi como una enfermedad.

En el último renglón de la página, -Lot escribió con tinta verde- Estar a punto de morir por agotamiento también puede considerarse casi una enfermedad, ¿porqué soy diferente?

Cuando mi madre leyó la nota casi le da un soponcio... ¿y ahora qué hago? -me preguntó- ¿Cómo se lo digo?, ¿Cómo puedo explicarle porqué es diferente?..., la pregunta que mi madre siempre había temido desde que Lot fue diagnosticado había llegado arrollándola como un tren. No había escapatoria posible, ni evasivas, ni nada parecido y ahora, mamá iba medio enloquecida, preguntándole a todo el mundo qué debía de hacer. La abuela dijo que es obvio que estábamos locos y puesto que a Lot no le ocurre nada, la única diferencia que hay entre él y cualquier otro niño, es tener una abuela más guapa, moderna y delgada que "Esos fósiles vivientes" que pasan la tarde haciendo calceta, cuidando de sus nietos y hablando mal de todo el mundo para llenar de alguna manera sus aburridísimas vidas… Mi madre se puso furiosa, y le contestó que no estaba bien que se pasara la vida diciendo burradas con las que justificar su negativa a aceptar que las cosas son como son, porque Lot no es ningún tonto, y por consiguiente, tiene absoluta conciencia de sus dificultades, y que no estaba dispuesta a consentir que esto fuera un drama, pero tampoco algo negativo de lo que todos evitemos hablar, justo cuando la abuela se puso a hacer pucheros y mi madre se arrepintió de haber sido excesivamente dura con ella..., la tía Didi, estaba convencida de que su terapeuta, era la más indicada para explicarle a Lot todo el rollo de ser diferente por la friolera de trescientos euros..., le aconsejó a mamá que de hacerlo ella, corría el riego de traumatizar a Lot para el resto de su vida, que según sus propias palabras, es lo que la abuela hizo con ella con esa obsesión suya de alucinarse una jovencita, ser el centro de atención, monopolizar la conversación con absoluto descaro intentando una y otra vez hacerla quedar como una perfecta idiota, y añadió, que por su culpa, tenía que gastarse una burrada de dinero en psicoanalizarse, y que para colmo, tendría que gastarse mucho más, solo porque una insensata como "Tú" (señalando a mi madre), le había dicho sin más, que la abuela es mucho más guapa y sexy que ella, y que pese a sus setenta primaveras, y a vivir en el mundo de Peter Pan…, está como un tren.

Después de su conversación "adulta", mi madre me comentó que necesitaba pensar y que el mejor lugar para resolver el rollo "aspie diferente" sin ninguna interferencia que le ocasionara un corto circuito cerebral y terminara diciéndole a Lot, que los que necesitan una terapia son precisamente los que tanto se jactan de ser muy normales y van por la vida haciendo toda clase de chorradas por las que deberían sentir vergüenza, era la biblioteca.

No hace falta decir, que cuando mi madre se marchó, acudí al famoso cuaderno con el que siempre me comunico con mi hermano, y -escribí lo siguiente-: No es malo ser diferente, todos somos diferentes, el mundo sería muy aburrido si todos fuéramos iguales. Si miras a tu alrededor, verás que todos somos distintos, claro, que el problema es que nunca miras a la gente, quiero decir, que deberías mirar a las personas cuando hablas o te hablan, porque solo así sabrás si bostezan, si miran el reloj o si te hacen un corte de mangas…, y porque si no miras a la gente cuando te hablan, pueden pensar que te aburre lo que dicen o que eres mal educado, lo cual significa que le darán el tostón a mamá diciéndole a todo el mundo que te educa mal y que debería enseñarte unos cuantos modales, y entonces, mamá terminará diciéndole a alguna vecina que le importa un pimiento lo que opinen de ella una tribu de intolerantes ,insensibles, criticonas, y chismosas incivilizadas que van dándoselas de súper ‘mamis' y que en sus puñeteras vidas saltarán más obstáculos de los que hasta ahora has saltado tú (este párrafo lo leyó en un libro y desde entonces lo utiliza cada vez que puede)... pero volviendo a tu pregunta, intentaré explicarte las cosas lo mejor posible.



1.- Mamá está gorda y tiene el pelo pintado de rubio.

2.- Papá es muy alto y tiene el pelo gris.

3.- La abuela es simpática y jovial.

4.- Juan y Jorge están a punto de convertirse en pirómanos.

5.- Hosti es hiperactivo.

6.- Nuestra vecina Patty es muy amable.

7.- Como dice el anuncio de Coca cola, las diferencias son las que nos hacen únicos. Tú también eres único. No es nada malo ser aspie.

Por cierto, mi iniciativa creó cierta polémica: -¡Será posible!- me chilló mamá, por cierto, muerta de risa, cuando le enseñé las anotaciones que Lot había hecho a cada uno de los ejemplos con los que intenté explicarle que el mundo está lleno de gente diferente. ¿Cómo no se me ocurrió a mi esto antes?...

1.- Mamá no está tan gorda, solo un poco, y su pelo no es rubio, es tintado, la abuela me dijo que usa el tinte número siete, y que lo sabe porque ella usa el mismo, de lo contrario, su pelo estaría blanco.

2.- La abuela también dice que papá estaría guapísimo si usara ‘Just for men', dice que muchos vecinos que van dándoselas de jovencitos lo compran en la tienda de Ana.

3.-La abuela es simpática y jovial, pero creo que papá lleva razón cuando dice que se le va un poco la olla..., es decir, que hace cosas un tanto extrañas, como vestirse de animadora o disfrazarse de dinosaurio. Me gusta que la abuela sea diferente del resto de abuelas, que no se asuste de los insectos, que se haya tatuado un duende en el hombro derecho y que tenga novio.

4.- Juan y Jorge son demasiados ruidosos y les divierte lanzarme petardos, porque saben lo mucho que me disgustan, aunque cuando no lo hacen y son amables conmigo, creo que me caen bien.

5.-Hosti se porta mal porque su madre, todo el día le chilla y le dice que es torpe o le llama tonto. Dice la abuela que Kika se parece un montón a Carmen de Mairena.

6.- He oído a muchas personas diciendo que Patty es cleptómana, la madre de Hosti también lo dijo, y Patty se enfadó mucho y le gritó un montón de cosas como envidiosa, cotilla, niñata y reprimida, pero no sé, qué significa ser reprimida, así que lo buscaré en el diccionario.

7.-Me encanta la C.C. Creo que no sería tan malo ser diferente si tuviera muchos amigos.

Mi madre se quedó más sorprendida con el tatuaje de la abuela que con las respuestas de Lot. Su cuaderno de cosas importantes sigue siendo una herramienta útil con la que mi hermano consigue expresarse.



FIN


http://www.minusval2000.com/literatura/archivosLiteratura/mi_hermano_tiene_sindrome_asperger.html




17 comentarios:

Mamá de Patricio dijo...

Aún no sé si mi hijo tenga el síndrome de Asperger, pero si así fuera, sería igual de feliz de tenerlo a mi lado.

Respecto al texto de Luis Triguero, está excelente, bien escrito, bien narrado y con una sensibilidad extraordinaria. ¡Felicidades!

Anónimo dijo...

Honestamente, mi compañera de piso y yo compatimos piso con una tercera persona con este sindrome.Realmente es dificil convivir con un persona asi, la gente no quiere venir a casa si esta ella y socialmente, tiene cada salida que se queda tan fresca.
En casa vive en su mundo y se pasa el tiempo diciendo por que no le decimos las cosas cuando todo llega aun limite, cuando ella lo deberia de saber.
Yo soy consecuente de que la chica no es normal,mi compañera de piso evita hablar cone ella; yo llego a casa hablo con ella, a veces le hago compañia viendo la television, hago palomitas y las comemos juntas. Se que mi compañera de piso, desde por una tercera persona nos enteramos de lo que tiene, no se acaba de creer que no llega a mas ( Aunque la chica con el sindrome de Aspergue si que es tontita, y concluyo aqui por que si no estaria un siglo escribiendo)
A mi me da mucha pena y se que lo va pasar mal, yo intento explicarle a la gente que no esta bien, que es como una niña pequeña y que no se le puede pedir mas, pero hay quien hasta la odia, bueno yo inteto explicar queno vale la pena y en mi interior odiar alquien con este problema no es ser muy listo, pero por mas que les explico que la chica no esta bien, entonces se piensan que yo soy inocente por defenderla O.O yo se que eso no es asi, yo no soy inocente y tengo claro lo que digo y eso que con mis 38 años es la 1a vez que me encuentro una persona con este problema. Mi compañera de piso la quiere echar pero duramente lo entiendo, es dificil convivir con alguien asi y acabar discutiendo por tonterias sin sentido como que la ultima factura de la luz subio una barbaridad por que llevabamos meses diciendole que porfavor no pusiera la lavabora todos los dias para lavar solo una camiseta y acontinuacion la secadora,y encima ella tenia razon, tener que pagar sus gastos la verdad es que no hace que la convivnecia sea grata y tner que mirarla a la cara esperando que seamos su mejor amiga, como el afecto que esta buscando continuamente. Se que es duro, se que un dia tendremos que decirle que se vaya y mi otra compañera de psio esta mas que aborrecida la verdad es que cuando uno tiene una semana dura de trabajo y solo quiere descansar encontrar esto en casa es lo ultimo que apetece.

SaCha Sp dijo...

Anónimo la característica que diferencia a los asperger de los autistas es que los asperger tienen un cociente intelectual normal o superior. Si tu compañera de piso es "tontita" entonces no es asperger. Sea quien sea el que te ha informado de su caso te ha informado mal.
Respecto a la convivencia con un asperger supongo que habrá casos y casos pero yo llevo 20 años conviviendo con mi pareja y tengo asperger así que...

Anónimo dijo...

SaChaSp

Me alegro de leer tu mensaje, desde que convivo con esta persona he tomado cierto interes en esto ( Bueno siempre intento saber lo que pasa a mi alrededor cuando algo pasa)
Si lei, que las personas con asperger suelen ser mas inteligentes de la media, pero esta persona que nos dijo su problema, nos comento que nuestra compañera de piso se lo habia dicho y su hermano creo yo que tiene el mismo problema, que problema, no lo se, por que tienen un fisico poco comun que los caracteriza, yo creo que mi compañera de piso tiene asperge con otros sindromes,problemas, no se, pero su cerebro no funciona muy bien, pero estoy segura ( Me puedo equivocar, pero creo que no) eso que estoy segura de que tiene algun que otro problema mental.
O que simplemente es tontita...
No quiero decir que todos con este sindrome lo sean, ademas que no soy nadie para afirmar, solo dar mi opinion.
De todas formas me alegra saber que las personas con este problema son personas normales despues de todo, yo creo que todo el mundo tiene problemas mentales unos los manifiestan mas que otro.
Pero el que tiene el problemas mas gordo es el que se cree que no tiene ningun problema mental y funciona perfectamente.(Je...)
Un saludo

Ignacio dijo...

Me encantó leer esta página. Yo soy Asperger y la verdad que es bastante dificil en la adolescencia. El año pasado terminé el secundario y casi nadie me aguantaba porque para ellos era raro y siempre me molestaban. Por lo que los últimos años dejé de prestarle atención a las clases y andaba solo porque nadie me comprendía, además que nunca se lo dije a nadie por vergüenza. En la actualidad no superé mi problema para socializar, pero yo me siento cómodo estando solo y no me aburro como creerían. Generalmente el problema lo tienen los otros que insisten en que me socialice constantemente y me tratan de sociópata. Mis pocos amigos piensan que soy medio loco pero me conocieron así y me aceptaron. Pero en el barrio me consideran antipático y de más chico hasta me creían sabelotodo porque me metía en conversaciones de adultos.
Lo único que se controlar es mi "sincericidio" porque se que puedo lastimar a alguien así que cuando me preguntan algo comprometido, prefiero cambiar de tema o responder "sí" o "no" según la ocación, pero nada más.
Por otro lado, me encanta ver en la TV series de comedia o documentales. Y en las series de comedia cada vez que veo un capítulo repetido entiendo algo que no habia entendido antes y siempre me río de algo nuevo. Soy un poco lento para entender chistes de doble sentido, siempre soy el que ríe último jaja
Y para la anónima que dice que su compañera es "tontita" suena medio despectiva. Quiza su compañera tenga otro sindrome y no Asperger o quiza tenga algún otro problema.

Anónimo dijo...

Bueno encontre esto en google, no puedo evitar comentar, sinceramente te admiro esa capacidad de expresarte , tuya y la de tu hermano, se que van a salir adelante, porque lo noto, lo leo y veo mil cosas en comun, que me hace sentir que otra persona me entiende, que no soy yo, que tengo mucho que aprender. Gracias!

Akire dijo...

Gracias, increible, no pare hasta terminarlo. Mi esposo tiene Asperguer y ahora lo sabe porque yo se lo dije...
Desde un inicio lo supe distinto y muy inteligente, cosa que llamó mi atención (Luis no todos huímos a lo diferente, es más, pareciera que lo buscamos) su honestidad y sinceridad me atraparon, a mi que siempre me ha gustado hablar con la verdad. Recuerdo cuando salimos la primera vez, le pregunté: -¿Cuántas novias has tenido?, y me dijo, ninguna... eso lejos de alerjarme me hizo interesarme más en el, mis amigas me dijeron que era terrible y que no podía ser pensar en el como pareja (fue en la universidad) pero yo seguí... me gustó la idea de ser especial para el y que hubiera encontrado "la primera" nos hicimos novios y recuerdo que una vez le pregunte, oye, prometeme que siempre me vas a amar (yo muy romántica -y en si, casi todos somos así, nos gusta escuchar cosas románticas, así como que te voy a bajar la luna), y me dijo: "No", pero, ¿Porqué?, porque hoy solo se que te amo, yo no puedo asegurar el futuro, bueeeeno, cualquiera lo hubiera tronado, yo seguí, nos casamos(fuí la primera y única porque son totalmente fieles) no te miento ha sido dificil, por temas que ya te contaré, pero lo amo con todo mi ser.
Di con el tema de autismo y de ahí al Asperguer, eso ha salvado mi matrimonio y lo ha hecho crecer, es difícil porque aveces siento que yo llevo toda la carga y he de dejar pasar cosas porque el es el aspie y no hay correspondencia con una neurotípica, es decir, yo soy la que debo de entenderlo y estoy peleando porque sea de ambos lados, pero no exigiendo, sino ayudandolo para que sea lo mejor para ambos. Me encanta que dices que habemos personas especiales para etender a estos seres angelicales y ayudarlos a sacar todo su increíble talento y esto es recíproco porque por ellos nuestra vida adquiere más valor. Aveces digo: si el mundo fuera con personas como los aspies, seríamos un mundo más feliz.
Gracias x todo y seguro me encantaría conocer a Lot.

Anónimo dijo...

hola soy asperger y queria preguntar si existe un medicamento para el asperger y tambien si existe uno para el deficit de atencion

Anónimo dijo...

soy el mismo que el del anterior comentario quiero decir que no es facil tener asperger estoy en 3eso y no tengo amigos 1pnse que era tonto pero luego mi psicologo me enseño mi ci y era alto me gustaria que algien con experiecia me aconsejara ya que lo que mas deseo es tener un amigo ya que nunca lo he tenido

Anónimo dijo...

me encanto , tengo una hermana con el síndrome aveces no la entiendo y muchas veces peleo con ella , para mi seria fenomenal poder estar en su lugar un momento y poder ver como ve ella el mundo para poder entenderla mejor , trabajo en eso y quiero felicitar este sitio porque el desinforme de asperger no es muy conocido y por lo tanto las personas no pueden entender que son personas increíbles y buenas , me encantaría que haya mas personas que lo conozcan y que puedan comprender a todos los asperger en especial los profesores y alumnos de escuelas

REBEKITA MELVIN dijo...

Mi hermano es asperger, tiene 15 años, este síndrome es poco conocido aqui en Mexico, la gente ve a estos niños como raros y a veces hasta groseros, y es porque aun no estan preparados para aprender a entenderlos, a convivir con ellos, tienen poca aceptacion, pues como les cuesta entender los limites no actúan como lo que seria "socialmente aceptable" pero al convivir con ellos vamos aprendiendo a entenderlos y cuando lo haces es algo maravilloso. Si convives con un asperger nunca te aburrirás.

Monica C dijo...

Estuve de novia con un asperger por dos años. Conmigo fue que descubrio que tenia esta forma de autismo. Siento que estuve con un ser absolutamente maravilloso. De una inteligencia superior y unica, pero me cuesta encontrar la forma de hacerle entender las diferencias que tenemos, sobretodo porque la familia niega que sea aspie.
No saben lo bien que me hizo este articulo. Se lo voy a hacer leer a el y con suerte vamos a lograr que sea el puntapie de partida para entendernos mejor ... porque realmente lo quiero con el alma.
Gracias por el esfuerzo de enseñarnos a decodificar.

Anónimo dijo...

Hola..... Me ha llenado de esperanzas y de reflexiones tu articulo, además me hacia falta escucharlo te agradezco de corazón tus palabrasporque creo que mi vida y la de mi hijo asperger va a cambiar para mejor
Sigue escribiendo y ababriéndonos los ojos para agrandar corazones que estaban en un puño , como el mio .muchas gracias
sonia

Anónimo dijo...

ABUELA: tengo un nieto de 09 años, es bello, agradable, gordo, nos ha costado mucho pero ya es sociable con sus amigos de escuela, paso para cuarto grado con 17. ayer fue su compartir estuvo muy bien, tiene un hermano de 05 años, el lo entiende en su forma, cuando esten con mas edad se van a comprender muy bien, supimos que tenia sperger cuando tenia 05 años, empezo hablar antes del año, es muy inteligente, ayer me pregunto, abuela si yo quiero escribir lo que pienso es bueno, le dije si hijo le regale un cuaderno para que escriebera todos sus pensamientos, Asi se llama el cuaderno, escribio la lucha de un humano con un androide y tambien lo dibujo, yo pienso que el va a sacar todos esos pensamientos y lo va a plasmar en el cuaderno ( me falta el juega un solitario que llama pichirreo) o sea jega solo en alta voz con cualquier objeto que ve y creo que lo combierte en algo, yo le pregunto que haces hijo, me dice jugando y en voz alta, se que es mi condicion, abuela pero tengo que hacerlo. su hermanito dice deja de jugar pichirreeo, porque no juegas conmigo, el le dice ahora ahorita juego mi juego.
segun la carta que lei es verdad el es de imagen, todas las materias ivan mal, le dije a mi hija hagamos mapas mentales y notablemente mejoraron sus calificaciones.
Quiero que Dios ayude a todos los niños del mundo con una condicion especial y que aquellos que no la tengan tambien sean bendecidos por Dios.
Se les quiere es este mundo, desde Valencia, Carabobo- Venezuela.

Anónimo dijo...

Ni ganas de leer todo eso

Anónimo dijo...

Gracias, por la experiencia compartida, es bueno saber que todavía en el mundo existen personas tan sensibles, con Lot y como tú.
Las personas que estamos a cargo de realizar un diagnóstico, debemos estar conscientes y seguros de lo que diremos a la familia, analizar cada detalle y hacer empatía con ellos.

Anónimo dijo...

Es 1 buen ejemplo para poder tratar con chicos/as con Asperger; yo lo tengo y me ha impresionado xque quiero aoplicarlo en mi vida adulta y la de ahro tmbn.